skip to Main Content

Salir del protocolo convencional cambió todo

pancreatic cancer patient Sharon Rockmaker and her children

• El dolor abdominal conduce al diagnóstico de estadio IV
• Un intento de procedimiento de Whipple; un segundo Whipple exitoso
• Recuperación quirúrgica durante la pandemia
• Sin indicios de cáncer

Estaba decidida a estar presente en el concierto de mis alumnos a pesar de un dolor paralizante en el abdomen.

La música y la docencia eran mi vida antes de que el cáncer de páncreas lo pusiera todo patas arriba en noviembre de 2018. Era maestra de música de cientos de estudiantes de primaria en Archway Classical Academy Lincoln en Chandler, Arizona; quería que les encantara aprender música tanto como a mí me encantaba enseñarla. Ese otoño estaba teniendo fuerte dolor abdominal. También aparecieron los primeros síntomas de diabetes tipo 2; ambos eran indicios de cáncer de páncreas que no reconocí en ese momento.

A finales de 2018 me internaron en Chandler Regional Hospital a causa del dolor. Me trasladaron a Banner – University Medical Center (Phoenix), y allí me hicieron una serie de endoscopias, ecografías y tomografías computarizadas hasta que encontraron respuestas. Tenía varios tumores en el abdomen —uno del tamaño de un melón. El tumor era tan grande que obstruía los intestinos y el esófago. Me colocaron una sonda nasogástrica y un stent para evitar que el tumor principal llegara a los intestinos.

No entendía la gravedad de todo lo que me estaba pasando, y estaba segura de que volvería a trabajar cuando todo esto terminara. Pero la vida me seguía desconcertando.

El tratamiento inicial fue el procedimiento de Whipple, que lamentablemente no salió según lo planeado. El cáncer estaba demasiado avanzado y era inoperable, por lo que el cirujano no completó la operación. Finalmente, me dieron el diagnóstico de cáncer de páncreas en estadio IV, con cuatro a seis meses de vida.

Mi oncólogo en Banner MD Anderson Cancer Center (parte de Banner – University Medical Center Phoenix) me recomendó siete meses de quimioterapia agresiva. Los médicos querían ver si los tumores se podían reducir para aliviar el dolor, mejorar la calidad de vida y prolongar el tiempo que me quedaba. La quimioterapia era paliativa y no me curaría el cáncer.

La reducción de los tumores produce complicaciones imprevistas

En seis meses, los tumores se habían achicado y la cantidad de cáncer en mi cuerpo disminuyó. Los tumores más pequeños hacían que los órganos se movieran dentro del abdomen. Los stents se deslizaron y migraron a los intestinos, pero mientras pudiera comer y funcionar, el cirujano no podía hacer nada al respecto en ese momento. Me sugirió que me tomara un descanso de todos los tratamientos y me hiciera una tomografía computarizada cada pocos meses.

Estaba feliz de tomar un descanso del tratamiento, pero todavía sentía dolor, y la quimioterapia me había provocado una neuropatía. Empecé a atenderme con un médico de cuidados paliativos en Banner MD Anderson Gateway en Gilbert para controlar el dolor, y con un endocrinólogo en MD Anderson Cancer Center Gateway para tratar la diabetes. A principios de 2020 me sentía mejor y pude colaborar como voluntaria en la escuela de mi hijo. Luego llegó la pandemia y aparecieron nuevas sorpresas en el camino. Pero eso no fue todo….

El cáncer estaba creciendo de nuevo, un tumor me estaba bloqueando el estómago y los stents seguían en los intestinos. Mi oncólogo de University dijo que no podía hacer nada más por mí. Mi cirujano pensaba que el cáncer seguía siendo inoperable y que era demasiado arriesgado tratar de quitar los stents. Tenía que encontrar otra forma de seguir adelante.

Mi cuñado, mi defensor médico

Mi cuñado, el Dr. Richard Eisen, era parte de mi comité de tumores en University. Fue mi defensor médico, asesor e intermediario con mis médicos. Richard es un patólogo que trabaja en Banner – University Medical Center y otros centros de Banner. Ha sido un recurso en muchos casos de cáncer en Yale New Haven Hospital y Greenwich Hospital en Connecticut. En la primavera de 2020 él y mi oncólogo me derivaron a un radiólogo de MD Anderson Cancer Center Gateway para ver si era candidata para radiación. No lo era. El especialista en cáncer de páncreas del mismo centro dijo que debería volver a un régimen de quimioterapia agresiva o comenzar prepararme para la progresión del cáncer; muy probablemente tendrían que colocarme una sonda de alimentación.

Luego hubo un giro inesperado. El Dr. Michael Choti, oncólogo quirúrgico de MD Anderson Cancer Center Gateway, sugirió hacer otro procedimiento de Whipple para extirpar los tumores. Consideró mi diagnóstico como un caso individual y determinó que salirse del protocolo era una forma adecuada y optimista de avanzar. Sería un procedimiento complicado de nueve horas. Me advirtió una vez que comenzara la cirugía tal vez no podría hacer nada, igual que la última vez. También existía la posibilidad de que no sobreviviera al procedimiento. Aun así, había una posibilidad de que funcionara. Decidí intentarlo.

Un segundo procedimiento de Whipple me dio una segunda oportunidad

En abril de 2020 me hicieron la segunda operación de Whipple en Banner Gateway Medical Center. Durante el procedimiento, el Dr. Choti extirpó todo el cáncer, la cabeza del páncreas, el duodeno (una parte del intestino delgado), una parte del conducto biliar, la vesícula biliar y los ganglios linfáticos de la región. También quitó los stents errantes. Resultó ser un procedimiento que me salvó y mejoró la vida, pero aún quedaba más que hacer.

La recuperación en el hospital fue difícil tanto física como mentalmente. La pandemia estaba en su plenitud, por lo que el personal del hospital era limitado y no se permitían visitas. Tenía mucho dolor, pero toleré bien la operación y con el tiempo volví a comer y caminar. Comencé un ciclo de radiación y quimio oral, que luego limitó mi nivel de actividad y me dificultó comer. Fue un momento frustrante para mí; anhelaba buenas noticias.

En el otoño de 2020, solo dos años después de mi diagnóstico inicial y del primer intento fallido del procedimiento de Whipple, el Dr. Choti estaba tan sorprendido como yo al enterarse de que ¡ya no tenía indicios de cáncer en el cuerpo! Atribuí este cambio a todos los médicos que trabajaron tan bien juntos y se respetaron mutuamente; al Dr. Choti, que estaba dispuesto a salirse del protocolo por mí; a mi increíble equipo de farmacéuticos; y a mi cuñado Richard por su apoyo, conocimiento y persistencia.

Las cosas nunca volverán a la normalidad, pero mi vida es mejor de lo que esperaba. No estoy tomando quimioterapia oral y me siento bien física y mentalmente. Empecé a padecer de diabetes tipo 1, por lo que uso una bomba de insulina y un monitor de glucosa en todo momento. También tengo inmunodepresión crónica, lo que significa que no puedo volver a mi trabajo en la escuela. Pero todavía puedo ser mamá y hacer muchas cosas con mi esposo Jody, mis hijos y mis amigos. Camino mucho, ando en bicicleta y nado. El Dr. Choti dijo que ahora soy libre de vivir mi vida y volver a hacer las cosas que quiero hacer. No estoy segura de cuál será mi próximo paso, pero nunca pensamos que estaría aquí hoy. Ahora trato de vivir el momento.


Back To Top