skip to Main Content

Cómo reconocer los síntomas del cáncer de páncreas

Pancreatic cancer patient Laura Metzger and her family

• Los problemas estomacales a largo plazo llevan al diagnóstico de cáncer de páncreas
• Cirugía de Whipple y quimioterapia
• Radioterapia
• Educar a otros sobre los síntomas y los riesgos

A fines de 2011 o principios de 2012, tuve un episodio agudo de vómitos y diarrea acuosa que duró ocho horas, toda la noche.

Esto sucedió después de consumir tres copas de vino tinto y un plato de pasta con trocitos de tocino. Me sentí mejor a la mañana siguiente y, debido a que estaba cuidando a mi madre anciana que había tenido un accidente cerebrovascular, lamentablemente no fui al hospital ni al médico por un tiempo.

Incluso antes de este episodio, había tenido dolor abdominal y problemas de salud que continuaron después. Tenía lo que en retrospectiva se diagnosticó como pancreatitis en 2010 o 2011. Me diagnosticaron hígado graso al principio, alrededor de 2011. Tenía antecedentes de caídas debido a la presión sobre los nervios alrededor del páncreas. Noté cambios en las heces en 2013 y 2014 debido a los problemas de páncreas. Tomé Zantac durante varios años para calmar la acidez estomacal. Tuve una picazón intensa intermitente durante algún tiempo. Tuve varias consultas con gastroenterólogos, pero nunca recibí un diagnóstico definitivo. En 2019 sentí un dolor de espalda muy intenso, que no me permitía moverme, debido al tumor no diagnosticado. Tenía todos estos síntomas, pero nadie parecía ser capaz de reconocer que estaban relacionados entre sí.

Vayamos a marzo de 2020. Dos días seguidos, fui a clínicas ambulatorias que atienden sin turno en Los Ángeles. El primer médico me dio Cipro para tratar un virus estomacal. El segundo médico me analizó la orina y me dijo que tenía la bilirrubina alta. Me sacó sangre y me envió a casa. Luego me envió una nota que decía: “Nada grave, vuelva para hacerse una tomografía.” Pero cuando miré mi historia clínica al día siguiente, incluía resultados analíticos muy elevados que para mí dejaban claro que necesitaba tratamiento inmediato en el servicio de emergencias. El 28 de marzo de 2020, me atendieron en la sala de emergencias de UCLA por fatiga, ictericia, dolor de estómago vago y picazón en los talones y los omóplatos que continuaba, pero que empeoró después de recibir Cipro en la primera consulta que tuve con un proveedor que atiende sin cita previa.

Una respuesta a años de sufrimiento

Soy una verdadera guerrera que ha sufrido durante años una variedad de signos, síntomas y riesgos. Después de 20 minutos en la sala de emergencias, supe que tenía un adenocarcinoma en la cabeza del páncreas, en estadio T2N0.

Tenía ictericia y una obstrucción biliar que se solucionó temporalmente con un stent. Más pruebas mostraron que tenía cáncer de páncreas de moderado a poco diferenciado. Me enteré de esto mientras estaba sentada sola, mi esposo tuvo que esperar en el auto debido al COVID-19. El servicio celular no funcionaba en el sótano donde se encontraba la sala de emergencias, por lo que pasó cinco horas sentado en auto sin saber qué estaba sucediendo. Nunca esperamos pasar por esta trayectoria, especialmente después de tres viajes recientes en automóvil a través del país para visitar California. Por suerte, estaba en el lugar correcto en el momento correcto donde podían reparar mis piezas rotas.

Whipple y quimioterapia

Me sometí a una cirugía de Whipple abierta en Hoag en Newport Beach. La cirujana fue la Dra. Maria Stapfer, quien ha realizado más de 1200 cirugías de Whipple. Alrededor de 10 días después, tuve un absceso en la zona quirúrgica. Varios meses más tarde, tuve tres hernias en la zona de la incisión. Recibí mi primer ciclo de quimioterapia con gemcitabina en una dosis para personas mayores (más baja). Después de varios tratamientos tuve una recurrencia en el peritoneo y el bazo. Cambiaron mi quimioterapia a capecitabina a pedido mío porque me parecía que el medicamento anterior no mantenía a raya la enfermedad. El peritoneo y el bazo ya no tenían cáncer, pero al cabo de aproximadamente un año de quimioterapia oral, tuve otra recurrencia, esta vez en el mesenterio (la membrana plegada que conecta los intestinos con la pared abdominal).

Quería operarme las hernias porque estaban creciendo rápidamente, quizás más rápido que el cáncer. Mi médico solicitó una biopsia del mesenterio. Después de algunas negociaciones, acordamos hacer ambas cosas. En abril de 2021, me repararon las hernias con malla, mediante cirugía abierta sobre la incisión anterior.

En agosto de 2021, tuve una reacción a la quimioterapia oral, diarrea y luego un dolor de espalda que me paralizaba. Esto sucedió solo unas semanas antes de que comenzara la radioterapia. Mi dolor de espalda era impresionante. Tuve que ir a la sala de emergencias tres veces por el dolor. Me programaron cinco tratamientos de radiación en dosis altas con un promedio de una hora y media cada uno para los tumores del mesenterio, desde el 21 de septiembre hasta el 1 de octubre. Casi me salté el último tratamiento porque el dolor de espalda seguía siendo un problema. Pero en lugar de eso, tomé algunos analgésicos fuertes, completé mi última dosis y traje una caja de donas para ayudar al personal a trabajar más rápido. Nunca recibí un diagnóstico con respecto al dolor de espalda, pero desapareció después de una dosis de antibióticos para una posible infección urinaria.

A la espera de mis resultados

Mi próxima tomografía PET es en enero de 2022, cuando veré el efecto completo de mi tratamiento. Estoy a la espera de escuchar los resultados. Le pregunté al radiólogo sobre el posible éxito de los tratamientos, pero no pudo darme certezas. En términos de conocer los resultados, siento que todavía es temprano para ver los efectos de gran parte de lo que recibo como tratamiento.

Probé el estudio sobre alimentos de Xcures, un ensayo preclínico, pero no pude seguir esa dieta debido a mis preferencias alimentarias. Incluía batidos de proteínas en polvo y eran demasiado amargos para beber. Ya es bastante difícil comer alimentos reales, porque la quimioterapia altera el sabor de todo.

Me sometí a pruebas genéticas de todos los tumores y a biopsias, pero solo se encontró una mutación: del gen Mutyh.  Esto no afectó mi plan de tratamiento y no parece ser un factor en el cáncer de páncreas.

En agosto de 2019, me mudé a Thousand Oaks, California, después de siete años en el estado de Virginia. Sin embargo, soy oriunda de Nueva York, donde guardo muchos recuerdos de haber vivido allí durante 59 años. Siento que estoy viva hoy a los 66 años gracias a los buenos médicos en California que me han brindado la mejor atención posible. Actualmente estoy bajo el cuidado de UCLA y mi oncólogo, el Dr. Sidharth Anand, me atiende cada tres semanas. Él está muy bien informado y siempre tiene en cuenta mis necesidades antes de tomar cualquier decisión. Es comprensivo y alentador, y siempre ofrece esperanza. Este es el elemento más importante en el proceso de recuperación.

Educación para todos

Póster de síntomas creado por Laura MetzgerColaboré con el Dr. Stephen Pandol, un investigador de Cedars Sinai (Los Ángeles), durante el último año y medio para crear un póster que muestra los signos, síntomas y riesgos de esta enfermedad mortal. Nuestro objetivo es mejorar el diagnóstico temprano a través de una herramienta educativa que sea fácil de recordar para médicos y pacientes. Se revisará una vez al año a medida que se disponga de nuevos datos.  Envíeme un correo electrónico a memorablemedicalposters@gmail.com y considere usar el póster adjunto en clínicas, consultorios médicos y donde corresponda.


Back To Top