¿Periodontitis y cáncer de páncreas?

Microscope Image Of Periodontal Bacteria, Stained Purple, On A Pale Purple Background
CDC/ Don Stalons
No es ningún secreto que el cáncer de páncreas es letal, lo cual se debe en parte a la dificultad para detectarlo en sus estadios más tempranos y potencialmente más tratables.

Durante años, los científicos han estado buscando maneras de encontrar marcadores e identificar factores de riesgo que pudieran llevar a una detección temprana.

Un posible factor de riesgo que está recibiendo cada vez más atención es la periodontitis, la cual afecta, en alguna medida, a casi la mitad de la población estadounidense y produce inflamación, sangrado y, pérdida de hueso y dientes.

“Durante años, pensamos que la periodontitis era simplemente una infección localizada de las encías, pero más hallazgos están demostrando que posiblemente puede estar vinculada a una serie de afecciones sistémicas”, explica el periodoncista con sede en Boston Terrence J. Griffin, DMD, presidente de la Academia Estadounidense de Periodoncia (American Academy of Periodontology).

Aunque recalca que todavía deben realizarse muchas más estudios de investigación y que los vínculos no se han establecido como “causales”, la periodontitis muestra “fuertes relaciones” con muchas enfermedades, como la enfermedad cardiaca y la diabetes, aseguró Griffin.

“Sin embargo, también aprendemos cada vez más acerca de la posible asociación de la periodontitis con la artritis inflamatoria y la fibrilación auricular, e incluso con infecciones pulmonares en pacientes hospitalizados que han sido intubados”, señaló. “Ha habido algunos trabajos significativos que, al menos para mí, han sido bastante sorprendentes en cuanto a su posible vínculo con un mayor riesgo de cáncer de páncreas”.

Lo que muestra el estudio

En efecto, en varios estudios en los últimos años se indicó que la enfermedad periodontal podría ser un factor de riesgo para el cáncer de páncreas. Algunos investigadores especulan que es posible que la inflamación crónica, la característica distintiva de los problemas periodontales, sea la responsable.

Uno de esos estudios se publicó en la revista Gut en 2012. Los investigadores estudiaron muestras de sangre de más de 800 adultos europeos y descubrieron que los altos niveles de anticuerpos contra una de las cepas más infecciosas de bacterias periodontales, Porphyromonas gingivalis, estaban asociados con dos veces el riesgo de cáncer de páncreas. Por otro lado, se asoció a los sujetos del estudio con altos niveles de anticuerpos contra algunos tipos de bacterias bucales “comensales” inofensivas a un riesgo 45 por ciento más bajo de sufrir cáncer de páncreas.

Un estudio anterior realizado por investigadores de la Facultad de Salud Pública de Harvard y el Instituto de Cáncer Dana-Farber halló que la periodontitis estaba asociada a un elevado riesgo de sufrir cáncer de páncreas. El estudio se publicó en la edición del 17 de enero de 2007 de la Revista del Instituto Nacional del Cáncer.

Los resultados demostraron que, luego de ajustar por edad, hábito de fumar, diabetes, índice de masa corporal y varios otros factores, los varones con periodontitis tenían un riesgo 63 por ciento más alto de padecer cáncer de páncreas en comparación con aquellos que no informaron tener periodontitis.

Un estudio presentado en el congreso anual de la Asociación Estadounidense de Investigación sobre el Cáncer (American Association for Cancer Research) demostró que la presencia de ciertas bacterias en la boca podría revelar un mayor riesgo de sufrir cáncer de páncreas y permitir un tratamiento más temprano y preciso.
El estudio, conducido por investigadores del Centro Médico NYU Langone (NYU Langone Medical Center) y su Centro de Cáncer Laura e Isaac Perlmutter (Laura and Isaac Perlmutter Cancer Center), halló que los varones y las mujeres cuyos microbiomas bucales incluían Porphyromonas gingivalis tenían un riesgo general 59 por ciento mayor de padecer cáncer de páncreas que aquellos cuyos microbiomas no contenían la bacteria. De manera similar, las personas con microbiomas bucales que contenían Aggregatibacter actinomycetemcomitans tenían al menos 50 por ciento más probabilidades de presentar la enfermedad. Ambos tipos de bacterias han estado vinculadas en el pasado con tales enfermedades, como la periodontitis o inflamación de las encías.

Los investigadores esperan que estos cambios bacterianos posiblemente puedan demostrar quién tiene mayor riesgo de padecer cáncer de páncreas.

¿Cepillarse y usar el hilo dental para evitar el cáncer de páncreas?

Aunque uno no puede controlar ciertos factores de riesgo del cáncer de páncreas, como los antecedentes familiares, la edad, la raza y el sexo, existen determinados riesgos que sí se pueden controlar. De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer algunos son: el uso de tabaco, perder unos kilos si se sufre sobrepeso u obesidad, restringir la exposición a ciertas sustancias químicas que se utilizan en tintorería y el trabajo del metal.

Pero, “mantener saludables las encías es realmente una buena idea para todos, ya que cada vez hay más indicios de que el cuidado de la boca puede dar como resultado un mejor estado general de salud”, dice Griffin.

En el futuro, él ve una mayor colaboración entre las comunidades de odontólogos, médicos e investigadores. “Todos tenemos que ser muy diligentes en cuanto a trabajar unos con otros, y creo que las investigaciones futuras nos permitirán comprender realmente los mecanismos entre la salud bucal y la salud sistémica”, dice. “El cáncer de páncreas es tan difícil para las personas, y cualquier cosa que podamos hacer como odontólogos para contribuir a la ciencia debe hacerse para ayudar a las personas”.