Programa Cancer Moonshot

Cancer Moonshot Meeting With Vice President Joe Biden And President Barack Obama
Pete Souza/Official White House photographer
Los científicos comienzan a comprender por qué ha sido tan difícil encontrar una cura para el cáncer, y están aprendiendo a detener el proceso de esta enfermedad, al menos en algunos casos.

Al frente de este esfuerzo se encuentra el vicepresidente Joe Biden. Encabeza un cuerpo especial cuya misión es acelerar los esfuerzos para prevenir, diagnosticar y tratar el cáncer, y lograr un progreso equivalente a diez años de trabajo en cinco años.

El año pasado, cuando Biden anunció que no iba a postularse como presidente, dijo “en este país necesitamos un lanzamiento a la luna para curar el cáncer”. La frase rinde homenaje al discurso del Presidente John F. Kennedy de 1962 con el cual convenció a los estadounidenses de aunar esfuerzos para poder llegar a la luna. The Cancer Moonshot (Lanzamiento a la luna) se anunció oficialmente en el discurso del Estado de la Unión del Presidente Barack Obama en 2016.

Para impulsar la investigación sobre el cáncer, Biden se comprometió a otorgar a los científicos de los Institutos Nacionales de Salud el presupuesto más elevado que han recibido en más de una década. Líderes del sector privado también están poniendo dinero sobre la mesa.

“Nunca antes tantas entidades gubernamentales han colaborado con el sector privado para afrontar los desafíos planteados para el progreso de la investigación y el tratamiento del cáncer”, afirma la Dra. Elizabeth M. Jaffee, directora adjunta de Sidney Kimmel Comprehensive Cancer Center de Johns Hopkins (Baltimore, Maryland) y copresidenta del Blue Ribbon Panel de expertos científicos promovido por el vicepresidente.

Es interesante que el cáncer de páncreas está preparado para tener un lugar importante en varios proyectos de investigación que integran las 10 recomendaciones del Blue Ribbon Panel.

¿Por qué se pone el foco en el cáncer de páncreas? En casi todos los casos, los puntos iniciales de los científicos incluyen dos cánceres que responden al tratamiento y dos que no lo hacen. No sorprende que el cáncer de páncreas y el cáncer cerebral lideran la lista de tumores que no responden.

Una autopista tecnológica

La financiación de Cancer Moonshot permitirá un extraordinario nivel de coordinación entre investigadores, médicos y pacientes de todo el país e incluso de todo el mundo. Este singular ecosistema permitirá que todos los enfermos con cáncer —de páncreas o de otro tipo— ingresen su información, se enteren de nuevos tratamientos y averigüen qué ensayos clínicos hay disponibles para su tipo específico de tumor.

“Reunir esta información en una red de bases de datos ofrecerá un conocimiento más preciso sobre qué tratamientos funcionan en cuáles casos y para qué tipos de cáncer”, afirma Jaffee. Como beneficio adicional, cuando los pacientes dan su información, automáticamente quedan preinscritos en ensayos clínicos. De esta forma, cuando un enfermo tiene un tumor con características le permiten al paciente participar en nuevos ensayos clínicos, el investigador podrá notificarle directamente al paciente o a sus médicos.

Los médicos también tendrán acceso a información para ayudarles a orientar las decisiones de tratamiento. Además los investigadores podrán identificar posibles blancos para nuevos tratamientos e intervenciones de prevención.

Terapias dirigidas

Como parte de la iniciativa Moonshot, los investigadores investigan por qué algunos tipos de cáncer son sensibles a las inmunoterapias y terapias dirigidas, y otros no lo son. Intentan descubrir nuevos blancos inmunitarios y evaluar métodos inmunitarios para elevar los índices de curación del cáncer, y eventualmente crear vacunas para prevenir la enfermedad en primer lugar.

Aunque estas iniciativas están dirigidas a todos los tipos de cáncer, el cáncer de páncreas figura entre los primeros para los ensayos iniciales. La logística es compleja. Los investigadores deben determinar cuáles son los mecanismos genéticos, moleculares, celulares y fisiológicos que causan cáncer, y además averiguar cuáles son las características que hacen que las células cancerosas se tornen resistentes al tratamiento.

“Este enfoque implica volver a examinar muestras de cáncer archivadas y ver qué tratamientos recibieron los pacientes y su eficacia, además de dar seguimiento a los pacientes a medida que reciben nuevos protocolos de tratamiento”, explica Jaffee. Pero los resultados valen la pena. Una creciente base de datos nacional permitirá que los investigadores estudien más tipos de cáncer para determinar su respuesta y resistencia e identificar nuevos blancos de tratamiento.

Resumen del programa Cancer Moonshot
El Equipo especial de Cancer Moonshot del vicepresidente Biden comenzó una serie de iniciativas en 2016 y elaboró un “plan de acción” para los próximos gobiernos. Con la creación de nuevos paradigmas para generar, compartir e integrar proyectos de investigación, el objetivo de Cancer Moonshot es agilizar y ofrecer estrategias de prevención, diagnóstico y tratamiento eficaz para beneficio de los pacientes. Las metas estratégicas son:

  1. Fomentar descubrimientos científicos para revelar los mecanismos biológicos que subyacen a la aparición del cáncer y su tratamiento.
  2. Impulsar el poder de la información para mejorar y orientar el trayecto de cada enfermo con cáncer.
  3. Agilizar el proceso para brindar nuevas terapias en beneficio de los pacientes.
  4. Reforzar las labores de prevención y diagnóstico.
  5. Mejorar el acceso de los pacientes a atención de calidad antes, durante, y después del tratamiento para el cáncer.

Próximos pasos

Cancer Moonshot se pensó para aumentar el conocimiento sobre todos los tipos de cáncer y, en última instancia, terminar con el cáncer tal como lo conocemos hoy. Pero los estadounidenses también deben asumir la responsabilidad, no solo en términos de recaudación de fondos para la investigación, sino también tomando medidas para prevenir la enfermedad.

La reducción de la mortalidad por cáncer depende de conocer el riesgo que usted corre y de hacerse los exámenes de detección adecuados para que los médicos puedan encontrar el cáncer temprano, cuando mayor es la probabilidad de curarlo. Por ahora, Jaffee alienta a las personas a leer las recomendaciones del Blue Ribbon Panel y a involucrarse.

“Todos los involucrados en este proyecto están al alcance y dispuestos a conversar sobre las preocupaciones, las ideas y las sugerencias de los estadounidenses”, afirma Jaffee. “¡Este es un esfuerzo nacional y deseamos que todos ganen!”