skip to Main Content

Precursores del cáncer de páncreas: ¿hay signos a los que prestar atención?

Dr. Venkata Akshintala
La detección temprana del cáncer a menudo permite más opciones de tratamiento, pero el cáncer de páncreas es notorio por ser escurridizo.

Algunas cosas merecen especial atención como posibles precursores del cáncer de páncreas.

Pancreatitis

La pancreatitis parece ser una candidata evidente. En realidad, hay dos tipos.

La pancreatitis aguda es el tipo que envía a las personas al hospital, con dolor abdominal y vómitos. Es la aparición de una inflamación del páncreas intensa y repentina que se produce cuando las enzimas digestivas se activan mientras aún están en el páncreas. A menudo desaparece en pocos días sin más complicaciones.

La pancreatitis crónica es una inflamación prolongada que puede durar años. Con el tiempo, podría ser necesario extirpar el páncreas, lo que puede ir acompañado de un autotrasplante insular, en el que las células insulares (células productoras de insulina que se encuentran en el páncreas) se sacan del páncreas una vez que este fue extraído y se trasplantan en el hígado, reduciendo así la necesidad de insulina y asegurando que se mantengan otras hormonas vitales producidas en el páncreas.

Las personas con pancreatitis crónica tienen más probabilidades de padecer cáncer de páncreas, debido a la inflamación prolongada de este. Cinco años después del diagnóstico, los pacientes con pancreatitis crónica tienen un riesgo ocho veces mayor de padecer cáncer de páncreas, según Venkata Akshintala, M.B.B.S., profesor asistente de medicina en la División de Gastroenterología de Johns Hopkins Hospital en Baltimore, Maryland. Este riesgo varía según la etiología (origen) de la afección, la edad y otros factores de riesgo, entre ellos si la pancreatitis crónica fue causada por mutaciones genéticas, agrega.

La pancreatitis aguda no necesariamente implica un mayor riesgo de padecer cáncer de páncreas, pero puede ser el primer signo antes de la aparición del cáncer de páncreas. Aproximadamente a entre el 5 y el 6 por ciento de los pacientes con problemas en el páncreas se les detecta el cáncer mientras reciben tratamiento para la pancreatitis aguda, o poco después, dice el Dr. Akshintala.

Quistes en el páncreas

Los quistes en el páncreas, en particular entre las personas mayores de 50 años, son un hallazgo cada vez más común. Algunas personas están predispuestas a tener quistes en el páncreas debido a la genética y otros surgen debido a la pancreatitis.

Estas estructuras llenas de agua o mucosidad son benignas y de crecimiento lento en la mayoría de los casos, y no requieren más que una observación continua mediante pruebas por la imagen adicionales. Si los médicos tienen inquietudes, se puede recomendar la extirpación quirúrgica. Los desenlaces médicos para estos pacientes son radicalmente mejores que en los casos de tumores sólidos de páncreas.

Diabetes

La diabetes de tipo 2 de reciente aparición puede ser una señal de alerta del cáncer de páncreas, ya que este puede afectar los islotes que producen insulina y desencadenar la diabetes. Pero la diabetes se está volviendo tan común que se dice que es una epidemia del siglo XXI que afecta aproximadamente al 9 por ciento de la población de los EE. UU. ¿Debería preocuparse?

En personas mayores de 50 años con diabetes de diagnóstico reciente, la probabilidad de que se diagnostique cáncer de páncreas uno a tres años después del diagnóstico de diabetes es ocho veces mayor. Puede valer la pena consultar a un especialista, en particular si conoce algún antecedente familiar de afecciones pancreáticas o factores de riesgo genéticos (ver más abajo).

Si ha tenido diabetes durante un cierto tiempo, esto se considera un factor de riesgo moderado que duplica el riesgo. La mejor manera de reducir el riesgo es mantener la diabetes bajo control. Las mismas cosas que hace para evitar que su diabetes empeore también pueden reducir el riesgo de que padezca cáncer de páncreas.

Predisposición genética

Un precursor importante del cáncer de páncreas está en sus genes. Los factores de riesgo bien establecidos para el cáncer de páncreas incluyen antecedentes familiares y ciertos síndromes genéticos, así como mutaciones en genes como BRCA1/2, PRSS1 y SPINK1. Las pruebas genéticas pueden ayudar a identificar su riesgo. Si se descubre que tiene mutaciones en genes predispuestos a un tipo específico de cáncer y vinculadas a otros tipos de cáncer, tal vez quiera someterse a pruebas de detección adicionales para esos tipos de cáncer.

Qué puede hacer

Hay ciertos programas de detección y monitoreo disponibles si tiene alguno de los precursores descritos anteriormente. La Fundación Nacional del Páncreas publica una lista de hospitales que tienen programas especiales concentrados en las enfermedades del páncreas. Los National Pancreas Foundation Centers of Excellence siguen los protocolos de detección del cáncer de páncreas para aquellas personas con alto riesgo o que han tenido lesiones o quistes pancreáticos identificados durante las tomografías para otras enfermedades.

El examen puede incluir una ecografía endoscópica, en la que se pasa un tubo delgado y flexible a través de la boca hasta la primera parte del intestino delgado cerca del páncreas para captar una imagen y realizar una biopsia, si es necesario, y una colangiopancreatografía por resonancia magnética (MRCP) que funciona de manera similar a una resonancia magnética estándar para tomar imágenes del páncreas.

El objetivo de estas pruebas es detectar cambios cancerosos tempranos o precancerosos en el páncreas, con la esperanza de diagnosticar el cáncer en una fase inicial, cuando es más posible de tratar.


Back To Top