Ganar tiempo para otro ensayo clínico

Pancreatic Cancer Patient Richard Valdes

• Cirugía para extirpar el tumor, seguida de quimioterapia y radiación
• Ensayo clínico de una vacuna pancreática
• Tratamiento con FOLFIRINOX
• Un segundo ensayo clínico de una combinación de vacuna/inmunoterapia no ayuda
• Más quimioterapia para reducir los tumores

Todo comenzó a finales de 2011 con una pequeña molestia justo encima del estómago.

En mi chequeo físico anual en febrero de 2012, le mencioné esto a mi médico y él solicitó diferentes pruebas. Después de casi un año de intentar diagnosticar mi malestar gástrico, un análisis de sangre mostró una actividad elevada del hígado. En enero de 2013, me hicieron una tomografía computarizada, la cual detectó una masa en la cola del páncreas. Sentí como si una tonelada de ladrillos cayera sobre mis hombros. El médico rápidamente agregó que la masa estaba aislada y que se podría extirpar mediante cirugía.

Cirugía, luego quimioterapia, radiación y un ensayo con una vacuna pancreática

Mi esposa era enfermera de la sala de operaciones con la Administración de Veteranos en ese momento. Ella trabajaba con muchos médicos de un hospital que tenía muchos pacientes con cáncer de páncreas en el norte de California y de inmediato supo que el Dr. Brendan Visser de Stanford debía hacer la cirugía. Me extirparon el cuarenta por ciento del páncreas durante la operación. Después de recuperarme, recibí quimioterapia convencional, radiación y quimioterapia de nuevo. Durante ese tiempo, también participé en un ensayo de fase III para una vacuna pancreática (inmunoterapia) de New Link. Trabajé en colaboración con el Dr. George A. Fisher, Jr., que está a cargo de los ensayos clínicos en Stanford.

En septiembre de 2013 se consideró que ya no tenía cáncer. Lamentablemente, para marzo de 2014 el cáncer se había metastatizado, con siete pequeños tumores en los pulmones y uno en el hígado. Me diagnosticaron cáncer en estadio IV y me dieron aproximadamente un año de vida. Recibí tratamiento con FOLFIRINOX, el régimen de quimioterapia más potente que estaba disponible. FOLFIRINOX es una combinación de FOL (leucovorina cálcica, o ácido folínico), F (fluorouracilo), IRIN (clorhidrato de irinotecán) y OX (oxaliplatino). Durante este período, me cuidé física y espiritualmente y escribí un diario en Facebook donde hablaba sobre mi situación. Esto me dio mucho apoyo moral.

Descanso de quimioterapia y luego otra vacuna contra el cáncer de páncreas

Después de un año de FOLFIRINOX, la Dra. Pamela Kunz, mi oncóloga, decidió que suspender la quimioterapia durante tres meses me daría un descanso de la toxicidad de la quimioterapia que me estaba causando fatiga y neuropatía periférica en las manos y los pies. Sin embargo, el cáncer regresó al hígado y se propagó a los pulmones. Participé en un ensayo clínico de fase II diseñado para despertar mi sistema inmunitario con un anticuerpo monoclonal, nivolumab, para quitarle los frenos al sistema inmunitario, y una vacuna pancreática diferente, GVAX. Esta era mi segunda vez colaborando con la Dra. Fisher.

Debe quedar claro que los ensayos clínicos no son medidas desesperadas. De hecho, es a través de la Dra. Fisher y sus ensayos clínicos que creo que se encontrará la cura para el cáncer.

De vuelta a la quimioterapia convencional, con éxito

Desafortunadamente, este ensayo clínico no me ayudó y el cáncer se propagó a la vesícula biliar, el revestimiento de las cavidades corporales y los ganglios linfáticos. Mi situación era grave. No obstante, me sometí a un tercer plan de tratamiento de quimioterapia, con Gemzar y Abraxane, con la esperanza de ganar tiempo para otro ensayo clínico. La última tomografía computarizada mostró que este tratamiento está funcionando. Se han reducido casi todos los tumores, algunos casi un 50 %.

Mientras que el Gemzar y Abraxane sigan reduciendo los tumores, los seguiré tomando. Así estaré en mejor forma para el próximo ensayo clínico. Entonces tendré más margen de error si el ensayo clínico acaba siendo ineficaz. Si hubiera comenzado un ensayo clínico antes de esta última quimioterapia y el ensayo clínico hubiera sido ineficaz, no habría sobrevivido.  Ahora, con menor cantidad de tumores más pequeños tendré una mejor oportunidad de sobrevivir aun si el ensayo no funciona para mí. Según la Dra. Kunz, hay algunos ensayos disponibles en un futuro inmediato que podrían ser adecuados para mí.

Sabemos que habrá días difíciles y que esos días difíciles se irán solo para regresar, pero estamos preparados. Creo firmemente que el factor más importante para ganar esta batalla ha sido el apoyo de mis amigos, familiares y, lo más importante, mi esposa e hija. Han estado conmigo en todo momento. Todos mantenemos una actitud positiva y esperamos disfrutar de la vida muchos años más.