skip to Main Content

Como afrontar los cambios que el cáncer implica para su estilo de vida

Como afrontar los cambios que el cáncer implica para su estilo de vida
Dr. Sunil Hingorani; Dr. David Zhen
El tratamiento del cáncer de páncreas significa crear un nuevo concepto de normalidad, especialmente en lo que respecta a la calidad de vida.

¿Qué podrá seguir haciendo? ¿Qué cambios importantes enfrentará? ¿Y cómo impactará todo esto las relaciones con su pareja, hijos y amigos?

No existe un manual de estrategias para el cáncer de páncreas. En su lugar, usted necesita concentrarse en cómo el cáncer afecta cada aspecto de su vida y en lo que puede hacer para mantenerse en plena forma con cada nuevo desafío.

Efectos resultantes del tratamiento del cáncer

Trayectoria profesional. Para algunos pacientes, su trabajo es su vida. Es donde encuentran felicidad y donde obtienen significado para su vida. Entonces, ¿cómo puede usted manejar las obligaciones laborales? “Todo depende de los deseos y las motivaciones del paciente, lo que disfruta y para lo que tiene energía”, dice el Dr. Sunil R. Hingorani, integrante de las divisiones de investigación clínica (Clinical Research) y ciencias de la salud pública (Public Health Sciences) de Fred Hutchinson Cancer Research Center y director fundador de la Pancreas Cancer Specialty Clinic en Seattle Cancer Care Alliance, Seattle, Washington. Así que si su carrera profesional es importante para usted, sus médicos le ayudarán a elaborar un plan de trabajo que funcione para el nivel de energía que usted tenga.

Qué hacer: Es posible que quiera continuar trabajando a tiempo completo o tal vez desee reducir sus horas y trabajar una jornada reducida o trabajar desde su casa. La clave es encontrar un plan que sea factible y hacerlo a su propio ritmo. Y recuerde que si necesita tiempo libre, debe tomarlo.

Energía. Lamentablemente, se sabe que el cáncer y los tratamientos para la enfermedad le quitan la energía. Algunos días serán mejores que otros. Si bien debería esperar tener menos energía, hay una clara línea entre fatiga y depresión. Si se siente decaído durante varios días seguidos, hable con su médico. La depresión se puede tratar.

Qué hacer: “Sea tan funcional como pueda”, insta el Dr. David Zhen, oncólogo médico de Seattle Cancer Care Alliance y profesor asistente de medicina en University of Washington, Seattle. “Aun si le cuesta levantarse de la silla, levántese de la silla por una buena parte del día”. Parece ilógico, pero gastar energía genera energía.

Relaciones. El cáncer de páncreas con frecuencia viene acompañado de cambios de roles, modificaciones y reveses en las relaciones personales. Es posible que algunas relaciones le proporcionen una sensación de apoyo mientras que otras le causan frustración. “Muchas personas quieren ofrecer apoyo, pero no saben cómo”, explica Zhen. “En otros momentos, los seres queridos intentan compensar en exceso y el paciente se siente asfixiado”.

Qué hacer: Mantenga abiertas las líneas de comunicación. Sea honesto con sus seres queridos y familiares sobre lo que puede y no puede hacer. Quizás lo más importante es que exprese sus necesidades.

Apetito. Es posible que tenga menos apetito mientras tiene cáncer y además es probable que pierda peso. “La mayoría de los pacientes pierden más masa muscular que grasa”, dice Zhen. “Por este motivo, alentamos a los pacientes a comer alimentos ricos en proteínas”. Para compensar, quizás deba hacer un cambio e ingerir varios refrigerios pequeños a lo largo del día en lugar de comer unas pocas comidas abundantes.

Qué hacer: Coma lo que le guste, incluso si no es “saludable”. ¿Quiere tarta de queso tres veces al día? Dese el gusto. Los únicos alimentos que podría querer eliminar de sus opciones son los alimentos con bajas calorías. ¿Solo tolera una pequeña cantidad de comida? Coma una cucharada de mantequilla de maní o algunos cubitos de queso en lugar de un par de tallos de apio.

Ejercicio. Una creciente cantidad de estudios sugiere que los médicos deberían recetar ejercicio a los pacientes con cáncer de páncreas. De hecho, acondicionar el cuerpo antes de someterse a cirugía o al tratamiento para el cáncer podría aumentar las probabilidades de supervivencia. Tal vez no pueda practicar deportes de contacto intensos ni boxear con un campeón de pesos pesados, pero aun puede mantener su cuerpo en movimiento.

Qué hacer: “Algunos expertos recomiendan al menos 150 minutos por semana, pero yo les digo a los pacientes que hagan lo máximo que puedan”, dice Zhen. Dé un paseo por el vecindario, vaya al campo de golf o vaya a nadar. Es posible que también desee considerar maneras de modificar su rutina de ejercicio para que coincida con sus niveles de energía. Quizás pueda boxear con un adversario imaginario en lugar de enfrentar un oponente o jugar partidos de tenis dobles en lugar de jugar partidos individuales. Sea creativo y encontrará maneras de permanecer activo.

Relaciones sexuales. La mayoría de las personas no disfrutan de una buena vida sexual mientras atraviesan el tratamiento para el cáncer, y con buenos motivos. Puede ser difícil sentirse deseado cuando no se siente como usted mismo. Las cicatrices de la cirugía, la pérdida del cabello, la fatiga y otros efectos secundarios del tratamiento pueden desestabilizar incluso la libido más activa. Y si bien el cáncer ciertamente no es sexy, con frecuencia es un catalizador para una mayor intimidad.

Qué hacer: Es posible que el cáncer redefina su vida sexual, pero hay muchas formas de tener intimidad, incluso sin coito. En ocasiones, simplemente tocar a la otra persona, abrazarse o tomarse de las manos despierta el deseo. Muchas instituciones cuentan con una clínica de oncofertilidad. Aunque se concentran en preservar la capacidad reproductiva para los pacientes más jóvenes, también brindan apoyo a todos los pacientes en relación con el bienestar sexual.

Lo que desea hacer

Al comienzo de cualquier plan de tratamiento, la pregunta más importante que usted se debe hacer es la siguiente: “¿Qué es importante para mí?”

“¿Qué hace durante el día o la semana que es importante para usted, que le trae alegría?”, dice Hingorani. “¿Qué quiere hacer durante los próximos seis meses o el próximo año?” Una vez que tenga una idea sobre eso, puede colaborar con su equipo de atención médica para diseñar un plan que le ayude a alcanzar esos objetivos.


Back To Top