skip to Main Content

La conexión entre la diabetes y el cáncer de páncreas

La conexión entre la diabetes y el cáncer de páncreas
El páncreas tiene muchas funciones, y uno de sus roles más importantes es la regulación del azúcar en la sangre.

Para reducir los niveles de azúcar en la sangre, el páncreas produce insulina. Para aumentar el azúcar en la sangre, el páncreas produce glucagón. Pero con demasiada frecuencia, los complejos mecanismos que hacen que este acto bien equilibrado funcione a la perfección pueden fallar. El resultado: diabetes, una enfermedad crónica conocida como una epidemia del siglo XXI, y que afecta a alrededor del 9 por ciento de la población de los EE.UU.

No hay dudas de que la diabetes es una afección grave que aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, problemas vasculares y del riñón, pérdida de la visión y muerte prematura. Pero la diabetes también puede aumentar el riesgo de cáncer de páncreas. Y, por sí misma, la diabetes puede ser un síntoma de la enfermedad.

“Cuando se habla de diabetes, con frecuencia se deja de lado la posible conexión con el cáncer de páncreas”, explica el Dr. Suresh Chari, profesor de medicina y consultor en la unidad de gastroenterología y hepatología de Mayo Clinic, Rochester, Minnesota. En 2005 Chari y sus colegas mostraron que la diabetes de reciente aparición puede ser un síntoma temprano del cáncer de páncreas.

Para ser claros, la diabetes es un diagnóstico muy común en todo el mundo. El cáncer de páncreas es poco común, pero su incidencia está aumentando. “No todos los diabéticos padecerán cáncer de páncreas, pero los médicos y los pacientes deben ser conscientes de que la diabetes de reciente aparición o el empeoramiento repentino de una diabetes preexistente pueden ser un presagio de cáncer de páncreas”, afirma Chari. “Es algo que hemos sabido por un tiempo.”

Varios estudios recientes ofrecen nuevas pistas para la posible detección temprana

De hecho, la relación entre la diabetes y el cáncer de páncreas se conoce desde hace más de un siglo. “Pero todavía no la entendemos por completo”, dice Chari. “Hay grupos en todo el mundo que estudian esta relación, pero todavía hay muchas preguntas que deben ser respondidas y muchas otras por hacer. Sin embargo, esta es un área de investigación que podría conducir a una detección más temprana del cáncer de páncreas. Eso es vital para mejorar la supervivencia a largo plazo.”

Aumento del azúcar en la sangre y tamaño del tumor

En un estudio publicado en la revista Gastroenterology, los investigadores observaron dos grupos de pacientes (algunos con cáncer de páncreas y algunos sin la enfermedad, que coincidían en edad y sexo). El análisis mostró que los pacientes con cáncer de páncreas pueden presentar niveles elevados de azúcar en la sangre (glicemia) de 30 a 36 meses antes del diagnóstico de cáncer de páncreas. “Lo que sabemos es que en los pacientes que han tenido diabetes por muchos años, la diabetes se presentó primero. Pero cuando la diabetes es de aparición reciente y es seguida por un diagnóstico de cáncer de páncreas, la diabetes es un síntoma del cáncer. Eso significa que podríamos tener una oportunidad de intervenir antes.”

En el mismo estudio, los investigadores analizaron otro grupo de 600 pacientes antes de la extirpación de sus tumores de páncreas. Dividieron a los pacientes según el tamaño del tumor y encontraron que las personas con tumores más pequeños tenían glicemias más bajas que las que tenían tumores más grandes. Esto significa que los niveles de glucosa en la sangre aumentan en relación con el tamaño del tumor, dice Chari, uno de los coautores del estudio. “El cáncer de páncreas es una enfermedad para la cual urge detección más temprana; siempre ha habido una corriente de pensamiento que sostiene que el cáncer de páncreas se presenta y se propaga demasiado rápido como para que la detección temprana sea posible”, dice Chari. “Eso no es necesariamente cierto.”

Desarrollo de un algoritmo para determinar el riesgo

En otro estudio publicado en Gastroenterology los investigadores crearon un modelo de detección temprana validado para concentrarse en los diabéticos que podrían tener un riesgo más alto de padecer cáncer de páncreas. Para mayores de 50 años con diabetes de reciente aparición, el riesgo de padecer cáncer de páncreas es de aproximadamente 1 por ciento en tres años. “Es un riesgo bajo, pero ocho veces mayor al de la población general”, dice Chari, uno de los coautores del estudio. “Por eso es importante que sepamos quiénes son estas personas.”

El modelo, llamado END-PAC, o enriquecimiento de la diabetes de reciente aparición para el cáncer de páncreas (Enriching New-Onset Diabetes for Pancreatic Cancer) se basa en tres factores metabólicos de observación fácil: cambio de peso, cambio en la glucemia y edad de presentación de la diabetes según lo determine la presencia de glucosa en sangre. Los resultados del estudio retrospectivo mostraron un 80 por ciento de sensibilidad y 85 por ciento de especificidad para identificar cáncer de páncreas en personas con END-PAC de al menos 3 puntos en los grupos de descubrimiento y validación. Los pacientes con una puntuación END-PAC de al menos 3 tuvieron un índice de prevalencia de cáncer de páncreas 4.4 veces mayor que aquellos con diabetes de reciente aparición. Las puntuaciones END-PAC que no superan 0 indican un riesgo muy bajo de cáncer de páncreas.

Aunque se debe realizar un estudio prospectivo independiente para validar el modelo, el algoritmo es “muy prometedor”, explica Chari. “Creo que los pacientes con un nivel más alto de azúcar en la sangre, en particular si se ha controlado antes, y con una puntuación END-PAC alta se deben realizar pruebas para detectar cáncer de páncreas.”

La conexión con la diabetes

Aunque hay que investigar más, lograremos la detección temprana, dice Chari. Actualmente está trabajando en un estudio multicéntrico con 10,000 participantes con diabetes de reciente aparición que pueden tener un riesgo más alto que el promedio de padecer cáncer de páncreas. Se harán análisis de sangre a los participantes cada seis meses. Los investigadores esperan identificar biomarcadores que probablemente se podrían emplear en nuevos métodos de detección. “Si pudiéramos identificar a las personas con mayor riesgo de cáncer de páncreas e incorporarlas a programas de detección adecuados, podríamos mejorar la supervivencia”, explica, y advierte que los diabéticos no deben asustarse. “Solo deben estar atentos”, agrega. “Las personas y sus médicos deben estar alertas y la comunidad de investigación debe encontrar más respuestas. Estamos haciendo increíbles avances en cuanto a cáncer de páncreas, pero sigue siendo una de las enfermedades más mortales. Eso hay que cambiarlo.”

Información esencial

Aunque la investigación está en curso, lo siguiente es información importante para los diabéticos:

1. Hay factores de riesgo bien establecidos para el cáncer de páncreas, como: antecedentes familiares y ciertos síndromes genéticos, fumar, pancreatitis crónica, obesidad y diabetes. Su usted ha tenido diabetes por cierto tiempo, esto se considera un factor de riesgo moderado: duplica el riesgo, dice Chari.

2. En mayores de 50 años con diabetes recientemente diagnosticada, la probabilidad de que se diagnostique cáncer de páncreas uno a tres años después del diagnóstico de diabetes es ocho veces mayor. También es importante notar que algunos casos de diabetes de reciente aparición podrían ser una forma de la enfermedad llamada diabetes de tipo 3c. “Esta forma es causada por algo que sucede en el páncreas, como un cáncer”, dice Chari. Señala que una de las características distintivas de esta forma de diabetes es la pérdida de peso, en contraste con el tipo 2, en el que los enfermos a menudo aumentan de peso cuando adquieren diabetes.


Back To Top