skip to Main Content

Aprobación de un inhibidor de PARP para el cáncer de páncreas

Aprobación de un inhibidor de PARP para el cáncer de páncreas
David Skinner; Flickr
La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) otorgó a olaparib, un inhibidor de PARP, una designación de medicamento sin interés comercial para el tratamiento de pacientes con cáncer de páncreas.

De acuerdo con la FDA, el programa de designación de medicamento sin interés comercial proporciona una clasificación de medicamento sin interés comercial a los medicamentos y productos biológicos que se definen como los previstos para el tratamiento seguro y eficaz, el diagnóstico o la prevención de enfermedades o trastornos raros que afectan a menos de 200,000 personas en Estados Unidos o que afectan a más de 200,000 personas, pero que probablemente no generarán más ganancias que el costo de su desarrollo. Además, no se prevé que los desarrolladores de los medicamentos recuperen los costos por desarrollar y comercializar los medicamentos que pertenecen a esta categoría.

Un tipo de terapia dirigida

Los inhibidores de PARP son una clase de medicamentos que se están estudiando en varios ensayos clínicos para el cáncer de páncreas. Muchos de estos medicamentos ya han sido aprobados para el tratamiento del cáncer de mama y ovario, entre otros, con tipos específicos de mutaciones hereditarias que parecen hacer a los PARP especialmente eficaces. Estas mutaciones incluyen las mutaciones BRCA1 y BRCA2, y otras.

PARP significa poli-ADP-ribosa-polimerasa. Es una enzima que juega un rol importante en la reparación del ADN. Al bloquear (o inhibir) esta enzima con un medicamento inhibidor de PARP, es menos probable que el ADN dentro de las células cancerosas se repare, lo que conduce a la muerte de las células y, quizás, a retardar o detener el crecimiento del tumor. Los tumores también podrían tener una mayor sensibilidad a la quimioterapia. Este tipo de tratamiento se llama terapia dirigida, porque ataca solo a las células cancerosas y no a las células normales.

Ensayo POLO

Actualmente, se está estudiando el olaparib (nombre comercial Lynparza, fabricado por AstraZeneca y Merck) como tratamiento de mantenimiento en un ensayo de fase III, aleatorizado, controlado con placebo, con doble enmascaramiento y multicéntrico llamado POLO. En este ensayo, los investigadores están estudiando a pacientes con cáncer de páncreas metastásico con mutación BRCA1/2 germinal, cuya enfermedad no ha progresado tras la quimioterapia con platino de primera línea.

Un total de 145 pacientes han sido asignados de forma aleatoria para recibir tabletas de olaparib oral de 300 mg dos veces al día como tratamiento de mantenimiento o placebo dos veces al día. El tratamiento continuará hasta que se detecte progresión de la enfermedad en exploraciones radiológicas. El seguimiento de los participantes continuará cada ocho semanas para determinar si hay una segunda progresión, y luego para controlar la supervivencia hasta el análisis final.

Los pacientes elegibles recibieron previamente tratamiento para el cáncer metastásico, y su enfermedad no progresó tras la finalización de al menos 16 semanas de quimioterapia con platino de primera línea. Además, los pacientes deben tener una mutación germinal de BRCA deletérea conocida o sospechada. Se excluyó a los pacientes que ya fueron tratados con un inhibidor de PARP.

El criterio principal de valoración es la supervivencia sin progresión del cáncer. Los criterios secundarios de valoración son la supervivencia general, el tiempo desde la aleatorización hasta la segunda progresión o la muerte, la tasa de respuesta objetiva, la tasa de control de la enfermedad, la seguridad y la tolerabilidad. Los resultados de este estudio se esperan para 2019.

Trabajo en curso

Otros ensayos están demostrando cierto éxito inicial. Por ejemplo, un equipo internacional de investigadores dirigido por la escuela de medicina Perelman School of Medicine y el Basser Center for BRCA de la Universidad de Pensilvania publicó sus hallazgos en JCO Precision Oncology. Están estudiando un inhibidor de PARP llamado rucaparib, aprobado por la FDA para el tratamiento de mujeres con cáncer de ovario con enfermedad recurrente o que han recibido tratamientos previos. Este inhibidor demostró su posible eficacia en un ensayo clínico de fase II de pacientes con cáncer de páncreas con mutaciones de BRCA previamente tratados.

En general, se observó un beneficio clínico en el 32 por ciento de los pacientes (6 de 19) tratados con rucaparib y en el 45 por ciento de los pacientes (4 de 9) que habían recibido solo una quimioterapia anterior para cáncer localmente avanzado o metastásico. Nueve pacientes tenían enfermedad progresiva y en tres no se pudo evaluar la respuesta. La tasa de respuesta objetiva confirmada, que es el criterio de valoración principal del estudio, fue del 16 por ciento (3 de 19).

El ensayo incluyó a 11 varones y 8 mujeres, con una mediana de edad de 57 años. El 21 por ciento de los pacientes padecía cáncer de páncreas asociado a la mutación de BRCA1, mientras que en el 79 por ciento el cáncer estaba asociado a mutaciones de BRCA2. De los 19 pacientes tratados, cuatro tuvieron respuestas y en otros dos pacientes la enfermedad fue estable.

El rucaparib también se está estudiando como tratamiento de mantenimiento en la Universidad de Pensilvania, mientras que en otro estudio en el Lombardi Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Georgetown se está observando el inhibidor de PARP veliparib en combinación con 5-fluorouracilo y oxaliplatino (FOLFOX-6 modificado) en pacientes con cáncer de páncreas metastásico.


Back To Top