skip to Main Content

Cómo se transmite la COVID-19: la información más reciente

Cómo se transmite la COVID-19: la información más reciente
Aunque parezca que la pandemia de la COVID-19 se está desacelerando, y más personas hacen vida social en restaurantes, bares y parques de atracciones recientemente abiertos, la amenaza de contraer el nuevo coronavirus todavía existe.

Por esa razón, es importante mantenerse informado sobre las investigaciones e información más recientes sobre cómo se transmite este virus. Aunque usted puede pensar que ya sabe cómo se propaga la COVID-19 y cómo reducir al mínimo los riesgos, aquí le ofrecemos un repaso, donde incluimos algunas de las investigaciones más recientes así como nueva información sobre cómo puede mantenerse a salvo.

¿Cómo se propaga el coronavirus?

Lo más importante que debe saber es que la COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona en el aire, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC). Por lo tanto, el contacto cercano, como al hablar con un familiar, grupos de amigos o incluso con el empleado de la tienda local, puede ponerle en riesgo. Esto se debe a que las personas expulsan mucho aire si tosen, estornudan o incluso si simplemente hablan en voz alta. Si está en contacto cercano con una persona infectada, el aire que esta expulsa contiene gotículas que están infectadas por COVID-19. Es posible que usted inhale esas gotitas o estas podrían aterrizar en su boca. Los expertos afirman que estas gotículas virales pueden quedar suspendidas en el aire, pero la gravedad hace que caigan al suelo rápidamente.

Las personas que tienen coronavirus, incluso aquellas personas que nunca muestran síntomas, también pueden emitir pequeñas partículas virales infecciosas llamadas aerosoles. Estos aerosoles, que son más numerosos que las gotículas, pueden desplazarse por el aire hasta unas tres horas, según un estudio publicado por el Laboratorio de Virología del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (National Institute of Allergy and Infectious Diseases). Si camina por los pasillos de una tienda donde hay aerosoles infectados, podría infectarse por el coronavirus.

¿Qué sucede con las superficies como los pomos de las puertas?

El coronavirus también puede propagarse mediante el contacto con superficies contaminadas. Pero, según los CDC, las superficies no son una ruta principal de transmisión. (Sin embargo, eso no significa que deba dejar de desinfectarlas). El pensamiento predominante es que si una persona toca una superficie contaminada y luego se toca la boca, la nariz o los ojos, el riesgo aumenta. Por ejemplo, el plástico y el acero inoxidable parecen ser un foco para el virus, ya que su supervivencia en estas superficies puede durar de dos a tres días, en condiciones perfectas y controladas. En el cartón, en esas mismas condiciones perfectas, puede sobrevivir solo unas 24 horas. La razón por la que las superficies son menos riesgosas que el contacto de persona a persona es que el virus ya no tiene un huésped vivo y comienza a degradarse en cuestión de horas. Esto hace que cualquier virus restante sea mucho menos potente que esos aerosoles o gotitas del contacto de persona a persona.

¿Puedo contraer el virus de mi mascota?

Cuando se trata de mascotas, el riesgo de que Fido o Fluffy le transmitan la enfermedad es bajo, según la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA). Pero parece que, si usted está infectado, puede transmitírsela a su gato o a su perro en algunas circunstancias. Es por eso que los CDC recomiendan limitar el contacto con animales si le han diagnosticado el virus o si cree que puede estar enfermo, pero no le han realizado pruebas.

Otros modos de transmisión del virus

Es posible que haya visto informes en las redes sociales o en las noticias que dicen que el coronavirus se transmite de la materia fecal. Los investigadores han encontrado COVID-19 en las heces de pacientes infectados. Un estudio publicado en la revista Emerging Infectious Diseases muestra que el virus tomado de un paciente infectado puede de hecho infectar células. Pero esas son células que se encuentran en una placa de Petri. Se necesita más investigación para demostrar realmente que esta es una forma significativa de transmisión de la enfermedad a los seres humanos. Si los científicos descubren que este modo de transmisión fecal puede afectar a los seres humanos, la COVID-19 se uniría a otras enfermedades como el cólera y la diarrea, entre otras, que pueden infectar a las personas de esta manera. Pero hasta ahora se desconoce si este es un modo significativo de transmisión.

La información más reciente

Los estudios más recientes demuestran que, en promedio, el tiempo transcurrido desde que una persona se expone al virus hasta el momento en que muestra síntomas es de solo cinco o seis días. Otra investigación demuestra que puede ser tan corto como tres días después de la exposición a casi dos semanas hasta que aparecen los síntomas. Es por eso que los expertos dicen que es una buena idea suponer que todos están infectados, y que las personas que saben que se han expuesto deben autoaislarse en cuarentena durante unos 14 días.

Una de las mayores preocupaciones sobre la transmisión de la COVID-19 ha sido el papel de las personas que tienen el virus y que son asintomáticas. Durante la mayor parte de la pandemia, se pensó que estas personas son una de las mayores fuentes de infección. La información inicial del rastreo de contactos citada en un informe de la OMS no ha proporcionado ninguna aclaración adicional. Parte del problema es que muchas personas que se consideran asintomáticas pueden ser presintomáticas (es decir, que aún no han presentado la enfermedad) o pueden tener un caso extremadamente leve de COVID-19. A principios de junio de 2020, los expertos en salud pública en los EE. UU. siguen convencidos de que la propagación asintomática es una fuente importante de infección.

Disminución del riesgo

El mensaje más importante sobre la reducción del riesgo no ha cambiado. Lávese las manos con frecuencia y manténgase a unos seis pies (2 metros), o más, de otras personas. Es posible que las mascarillas permanezcan con nosotros durante un largo tiempo y, aunque una cubierta de tela protege a las personas de usted y es un recordatorio físico de que no debe tocarse la cara, no es un escudo mágico que lo protege a usted de ellas.

Pero esas mascarillas de tela hechas en casa o fabricadas comercialmente podrían ofrecer un poco más de protección de lo que se pensaba anteriormente. Un metanálisis reciente de la OMS que analizó unos 200 estudios de COVID-19 en todo el mundo e incluyó a aproximadamente 25,000 pacientes, demostró que las mascarillas respiratorias N95, las mascarillas quirúrgicas y los protectores faciales protegen contra la infección. Según el estudio, estos tipos de equipos de protección también produjeron un “riesgo mucho menor de infección”. La evidencia indirecta sugirió que las mascarillas de tela caseras e incluso los humildes pañuelos también ofrecían cierta protección, pero no al nivel del equipamiento de grado médico.


Back To Top