La vida con cáncer de páncreas

Pancreatic Cancer Survivor Camille Altgelt

• La cirugía no es una opción
• Quimioterapia con FOLFIRINOX
• Radiación y Xeloda
• Búsqueda de un ensayo clínico, sin éxito
• Los tratamientos tienen éxito

En junio de 2011, me diagnosticaron un adenocarcinoma de páncreas localmente avanzado en estadio III.

El tumor envolvía las arterias celíaca, hepática, esplénica y mesentérica. También estaban afectados dos ganglios linfáticos regionales.

No me podían extirpar el cáncer porque el tumor envolvía las arterias. La otra opción era someterme a quimioterapia y radiación. Mis médicos en University of California, San Francisco, me aclararon que el tratamiento no sería curativo.

Comencé el tratamiento con el Dr. Andrew Ko. Recibí ocho ciclos de FOLFIRINOX, seguidos de seis semanas de radiación combinada con Xeloda. Mi tratamiento terminó en diciembre de 2011. Después de terminar la radiación, me dijeron que no había otro tratamiento disponible para mí.

Búsqueda infructuosa de ensayos clínicos

Estaba decidida a encontrar terapias experimentales y tratamientos diferentes de los convencionales que se ofrecen para el cáncer de páncreas. Viajé por el país para participar en un ensayo clínico, pero, lamentablemente, no reunía los requisitos. También intenté operarme durante varios años, pero tampoco reunía los requisitos. Como se puede ver, he tenido mucha suerte porque me fue muy bien y no tuve que recurrir a ninguna de estas opciones.

Éxito con quimioterapia y radiación

Ahora colaboro con otra oncóloga, la Dra. Elizabeth Odumakinde. La Dra. Odumakinde me hace un seguimiento riguroso y solicita todos los análisis y tomografías. Desde que terminé mi tratamiento, mi nivel de CA 19-9 se ha mantenido alrededor de 10. Me hicieron la última tomografía computarizada en noviembre de 2015. No se detectaron masas tumorales y no había ningún cambio de importancia desde la exploración anterior en noviembre de 2014. No había evidencia de enfermedad metastásica.

Les pregunté al Dr. Ko y a la Dra. Odumakinde qué pensaban de estos hallazgos. ¡Han declarado que soy su “paciente milagro”! La Dra. Odumakinde incluso presentó mi caso clínico en un simposio nacional sobre cáncer recientemente.

Acabo de celebrar el quinto aniversario de mi diagnóstico. En todo este tiempo, he mantenido una actitud positiva a pesar de que me habían dicho que me quedaba un año de vida, como máximo. Recuperé casi todo mi peso original, excepto seis libras (casi tres kilos). No tengo restricciones físicas ni alimentarias. Camino tres millas (5 km) por día y me mantengo físicamente activa. Mantengo mi sistema inmunitario lo más fuerte posible y creo firmemente que viviré plenamente por muchos años.

Estoy involucrada con una organización que me permite ser mentora de otras personas con cáncer de páncreas. Mi esperanza es que otras personas que padecen esta enfermedad no se den por vencidas y se den cuenta de que son individuos únicos y no una estadística, lo cual es muy difícil de hacer cuando se enfrenta este diagnóstico. ¡El conocimiento es poder!

Otros pacientes han recibido tratamiento con FOLFIRINOX. Lea “El cáncer de páncreas puede imitar otros problemas de salud” y “Un nuevo ensayo clínico conduce a resultados sin evidencia de la enfermedad”. La historia en Ensayos clínicos
Evaluación de la eficacia de radiación y tratamiento convencional” compara los regímenes de tratamiento.