skip to Main Content

Un nuevo estudio examina los cuidados oncológicos de apoyo en el hogar

Un nuevo estudio examina los cuidados oncológicos de apoyo en el hogar
Seamos honestos. Los síntomas del cáncer de páncreas y los efectos secundarios de la quimioterapia pueden ser duros.

Para algunos pacientes recientemente diagnosticados con tumores resecables limítrofes o enfermedad localmente avanzada, la terapia neoadyuvante es un punto de inflexión. Una de estas terapias neoadyuvantes usa FOLFIRINOX, una combinación de los medicamentos leucovorina, fluorouracilo, irinotecán y oxaliplatino. El tratamiento preoperatorio con este régimen podría aumentar la probabilidad de éxito de una resección R0 (no se ven células cancerosas microscópicamente en el margen de resección). De manera importante, esto se correlaciona con una mayor mediana de tiempo sin progresión y de supervivencia general.

Sin embargo, los efectos secundarios de FOLFIRINOX pueden ser debilitantes. Muchos pacientes padecen más infecciones, náuseas, vómitos, diarrea, fatiga, fiebre, neuropatía y pérdida de apetito. Estos efectos secundarios solos o juntos con frecuencia requieren atención urgente o visitas al departamento de emergencias e incluso estadías en el hospital.

“Los pacientes con cáncer de páncreas que reciben FOLFIRINOX a menudo sufren numerosos efectos secundarios y síntomas; hospitalizarse o presentarse en el departamento de emergencias agrega una carga adicional. Por lo tanto, estamos investigado nuevas intervenciones para manejar los síntomas, prevenir hospitalizaciones, y en última instancia mejorar la calidad de vida de los enfermos con cáncer de páncreas”, explica el Dr. Ryan Nipp, oncólogo gastrointestinal de Massachusetts General Hospital (MGH) de Boston.

Nipp dirige un nuevo ensayo que brinda cuidados oncológicos de apoyo en el hogar a pacientes con cáncer de páncreas que reciben FOLFIRINOX neoadyuvante. El objetivo de este estudio piloto es determinar la viabilidad y aceptación de una intervención dirigida a los síntomas del paciente cuando se le da atención en su hogar; el objetivo final es mejorar los resultados, como el control de los síntomas, la calidad de vida, y con suerte, la reducción o eliminación de hospitalizaciones.

¿Qué son los cuidados oncológicos de apoyo en el hogar?

Como parte de esta intervención, los participantes tienen acceso al monitoreo diario a través de una tableta. Todos los días los pacientes informan sus síntomas, como diarrea, estreñimiento, náuseas, fatiga, dolor y pérdida de apetito. Por medio de dispositivos provistos a los pacientes, también se monitorearán a distancia los signos vitales como la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la temperatura. El peso se monitorea una vez por semana en una balanza proporcionada al paciente, quien registra los resultados en la tableta; un equipo de hospital domiciliario controla el registro.

El Dr. Nipp y sus colegas, que trabajan en la nueva empresa de alta tecnología Medically Home en Boston, han desarrollado criterios específicos para pacientes sometidos a tratamiento neoadyuvante para cáncer de páncreas. Si un paciente tiene un dolor nuevo o que empeora o signos vitales anormales, por ejemplo, esto provocaría que el equipo de Medically Home contacte al paciente (por teléfono), con la posibilidad de que los médicos visiten al paciente en su hogar para controlar cualquier problema o preocupación. Significativamente, los cuidados oncológicos de apoyo con intervención domiciliaria también implican visitas al hogar programadas periódicamente para administrar líquidos intravenosos. Es más, la intervención también incluye comunicación periódica entre el equipo de Medically Home y los oncólogos respecto a los cuidados en el hogar para asegurar la continuidad de la atención.

“Aunque la idea de ‘hospital en el hogar’ no es nueva, este modelo de atención no ha sido investigado aún para el campo de oncología”, explica Nipp, cuya investigación estudia cómo optimizar la prestación de la cuidados y los desenlaces para enfermos de cáncer y sus familias. “Notablemente, los pacientes con cáncer de páncreas que están recibiendo FOLFIRINOX neoadyuvante son una población con alta probabilidad de beneficiarse de este modelo de atención. Estos pacientes en particular tienen riesgo de sufrir efectos secundarios del tratamiento y una elevada carga de síntomas a causa del cáncer. Se pueden deshidratar rápidamente y los síntomas de fatiga, neuropatía y falta de apetito pueden empeorar durante el tratamiento. Como consecuencia, el modelo de atención de oncología de apoyo en el hogar es una estrategia prometedora para mejorar los desenlaces de los pacientes, y necesitamos probar la viabilidad y aceptación de este tipo de intervenciones para pacientes con cáncer de páncreas.”

Nueva aplicación de una vieja idea

En efecto, la idea del llamado “hospital en el hogar” no es nueva. Ha estado en práctica en ciertos países de Europa y Australia durante años. Incluso en los sistemas de salud en Estados Unidos como Mount Sinai en Nueva York y Johns Hopkins en Baltimore han adoptado este modelo. Pero en general se usa para enfermedades agudas como neumonía, insuficiencia cardíaca congestiva reagudizada y enfermedad pulmonar obstructiva crónica, entre otras. Las investigaciones han dado resultados dispares, pero estos programas tienden a reducir la frecuencia y los costos de readmisión y gozan de buenos niveles de satisfacción por parte de los pacientes. Un artículo publicado en 2019 en el Journal of Clinical Oncology apoya la extensión de los programas de “hospital en el hogar” para pacientes con cáncer.

“En nuestro ensayo, los pacientes reciben sus infusiones de quimioterapia en la clínica —eso no ha cambiado— y esto representa una visita programada”, explica Nipp. “Pero el otro tipo de visita que esperamos prevenir es la visita no programada cuando, por ejemplo, las náuseas y la diarrea llegan al punto que el paciente tiene que internarse. Esperamos evitar la necesitad de las visitas urgentes y las internaciones al emplear cuidados oncológicos de apoyo en el hogar que utilizan estrategias de vanguardia para monitorear a los pacientes más de cerca en sus hogares y abordar las cuestiones a tiempo, antes de que el problema empeore al punto de necesitar una internación.”

Con ese fin, Nipp y su equipo asumen un enfoque proactivo con su intervención de cuidados oncológicos de apoyo en el hogar: los pacientes reciben líquidos regularmente en su casa para evitar complicaciones causadas por la deshidratación, las náuseas, la falta de apetito y la diarrea. Además, los pacientes reportan diariamente sus síntomas y signos vitales, y los algoritmos predeterminados responden de inmediato, con el objetivo de evitar que el problema se agrave.

¿A los pacientes les gusta este programa?

Otra meta de este estudio es averiguar si la intervención es aceptada. Nipp y sus colegas explorarán la aceptación de este nuevo modelo de atención mediante preguntas a los pacientes, sus cuidadores y los profesionales médicos sobre su percepción de la utilidad, eficacia y relevancia de la intervención. “Antes de que podamos continuar con un ensayo aleatorizado de mayor alcance, necesitamos saber cuál es la proporción de pacientes que están dispuestos a inscribirse y completar la intervención de cuidados oncológicos de apoyo en el hogar, qué tan bien este modelo de atención es recibido y si parece prometedor para ayudar a los pacientes, sus familias y cuidadores y a su equipo de oncología”, dice Nipp.

Pero tiene grandes esperanzas. “Con este estudio piloto, esperamos demostrar la viabilidad y aceptación, lo que será útil en ensayos futuros para determinar la eficacia de esta intervención de cuidados oncológicos de apoyo en el hogar”, agrega Nipp. “Hemos aprendido mucho hasta el momento, y estamos entusiasmados por el potencial que hemos visto hasta ahora”.

El estudio planea inscribir a 20 pacientes en total. Todos deben estar recibiendo atención en MGH. Nipp considera que comenzar un ensayo como este con un grupo relativamente pequeño de pacientes con cáncer de páncreas en tratamiento neoadyuvante antes de la cirugía es lo más lógico para un estudio piloto.

“Con este estudio piloto de un solo grupo, evaluaremos la viabilidad y aceptación de una novedosa intervención de cuidados oncológicos de apoyo en el hogar; esto orientará a futuros estudios sobre este modelo de atención; además usaremos los resultados para desarrollar un ensayo aleatorizado más adelante”, dice. “Estamos avanzando en la investigación del cáncer de páncreas, y FOLFIRINOX neoadyuvante es un prometedor nuevo paradigma. Por lo tanto, nuestra labor con esta intervención de cuidados oncológicos de apoyo en el hogar tiene el objetivo de mejorar la experiencia, la calidad de vida y la atención de los pacientes con cáncer de páncreas que reciben este novedoso tratamiento neoadyuvante.”


Back To Top