skip to Main Content

Inhibición de la división celular con campos eléctricos alternos

Inhibición de la división celular con campos eléctricos alternos
El cáncer de páncreas continúa siendo un enemigo poderoso. Aunque la supervivencia a más largo plazo ha aumentado debido a la quimioterapia con múltiples fármacos, la cirugía sigue siendo la única posibilidad de cura.

A alrededor del 30 por ciento de los pacientes se les diagnostica cáncer localmente avanzado. Es un desafío para los médicos debido a la afectación de los vasos sanguíneos, un sello distintivo de este subconjunto de pacientes, lo que puede hacer que la cirugía curativa sea imposible. Lo bueno es que algunos pacientes, aunque no todos, con cáncer localmente avanzado se están convirtiendo en candidatos para la cirugía gracias a la llegada de la terapia neoadyuvante (quimioterapia antes de la cirugía), la cual puede ayudar a reducir el tamaño de un tumor, aumentando así la posibilidad de operar y mejorar la supervivencia a más largo plazo.

Una nueva modalidad en investigación para pacientes con cáncer localmente avanzado se denomina campos de tratamiento de tumores (tumor-treating fields, TTF). Dicho de manera muy sencilla, los TTF son campos eléctricos alternos de baja intensidad diseñados para interrumpir el proceso de división rápida de las células cancerosas mientras dejan intactas las células normales. Los TTF se concentran en las proteínas de las células que transportan cargas eléctricas de origen natural que son vitales para la división celular. Cuando una célula no puede dividirse, muere.

“En este momento, la cirugía es la única posibilidad de cura para el cáncer de páncreas, y los pacientes con cáncer localmente avanzado constituyen un desafío en particular”, afirma el oncólogo médico Dr. Andrew Coveler, director de la Pancreatic Cancer Specialty Clinic (clínica especializada en cáncer de páncreas) en Seattle Cancer Care Alliance y profesor asociado de oncología médica en University of Washington School of Medicine. El Dr. Coveler lidera un nuevo ensayo en Seattle Cancer Care Alliance denominado PANOVA-3, que se concentra en los TTF para aquellas personas con cáncer de páncreas localmente avanzado. “Lo que se desea hacer con pacientes que tienen cáncer localmente avanzado es tratar de encontrar maneras de lograr operarlos, y el tratamiento neoadyuvante definitivamente lo ha hecho posible para algunos pacientes. Y en los pacientes que no se convierten en candidatos, lo que se desea es encontrar una manera de retrasar la progresión del cáncer y lograr una supervivencia a más largo plazo”.

Acerca del ensayo PANOVA-3

El ensayo PANOVA-3 (también conocido como “ensayo EF-27”) es similar a un ensayo comparativo y aleatorizado de fase III. Está diseñado para evaluar la eficacia y seguridad de los TTF, generados mediante un dispositivo médico llamado Sistema NovoTTF-100L(P). El dispositivo se usará en combinación con gemcitabina y nab-paclitaxel como tratamiento de primera línea para pacientes con adenocarcinoma de páncreas localmente avanzado que no se presta a cirugía, según Novocure Ltd., el patrocinador del ensayo. En estos momentos se está llevando a cabo el proceso de inscripción para el ensayo, en el que se espera incorporar a 556 participantes en múltiples centros de los EE. UU. y en el extranjero.

El criterio de valoración primario es la supervivencia general. Entre los criterios de valoración secundarios se encuentran la supervivencia sin progresión, la calidad de vida y el índice de resecabilidad.

Los participantes del ensayo PANOVA-3 deben usar el dispositivo un promedio de 18 horas al día. Los transductores se colocan en el torso y proporcionan la corriente eléctrica que interrumpe la división celular. Según Novocure, es posible que la bolsa que transporta el sistema sea el único elemento del dispositivo que otros puedan ver. Se proporciona asistencia técnica las 24 horas, y el equipo médico del participante abordará las preguntas médicas y podría modificar el programa de tratamiento y el uso del dispositivo según sea necesario.

Entre los resultados de un ensayo piloto de fase II diseñado para evaluar la viabilidad, seguridad y eficacia del tratamiento con TTF en pacientes con cáncer de páncreas avanzado no resecable se incluyeron un grupo de 20 personas que recibieron TTF más gemcitabina y otro grupo de 20 personas que recibieron TTF más gemcitabina y nab-paclitaxel. El criterio de valoración primario del estudio fue la seguridad y los criterios de valoración secundarios fueron la supervivencia sin progresión y la supervivencia general.

Las personas tratadas con TTF y gemcitabina tuvieron una tasa mediana de supervivencia sin progresión de 8.3 meses y una tasa mediana de supervivencia general de 14.9 meses. Eso se compara con los valores de supervivencia sin progresión de 3.7 meses y la mediana de supervivencia general de 6.7 meses en un grupo de referencia histórico con gemcitabina. Las personas tratadas con TTF y gemcitabina y nab-paclitaxel tuvieron una tasa mediana de supervivencia sin progresión de 12.7 meses en comparación con los 5.5 meses del grupo de referencia histórico. La tasa de supervivencia al cabo de un año de las personas tratadas con TTF y gemcitabina y nab-paclitaxel fue del 72 por ciento en comparación con el 35 por ciento del grupo de referencia histórico.

No se informaron eventos adversos graves relacionados con el dispositivo.

Dispositivo de TTF recibe la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en otros tipos de cáncer

En 2018, la Red Nacional Integral contra el Cáncer (National Comprehensive Cancer Network, NCCN) actualizó sus pautas de práctica clínica para recomendar Optune® en combinación con temozolomida como tratamiento de categoría 1 para el glioblastoma de reciente diagnóstico en sus Pautas de práctica clínica en oncología para cánceres del sistema nervioso central. La recomendación siguió a la publicación de los resultados de supervivencia a cinco años del ensayo de fase III EF-14 de Novocure en el Journal of the American Medical Association (JAMA) en diciembre de 2017. En pacientes con glioblastoma de reciente diagnóstico, los resultados de supervivencia a cinco años de EF-14 demostraron que el tratamiento con Optune más temozolomida mejoró considerablemente la supervivencia en comparación con la temozolomida por sí sola. Una recomendación de categoría 1 indica que, a partir de datos probatorios de alto nivel, la opinión mayoritaria de la NCCN es que el tratamiento es apropiado. También ha sido aprobado para el glioblastoma recurrente.

En 2019, Novocure anunció que la FDA había aprobado el Sistema NovoTTF-100L en combinación con pemetrexed más quimioterapia con platino para el tratamiento de primera línea del mesotelioma pleural maligno no resecable, localmente avanzado o metastásico. Es el primer tratamiento para el mesotelioma aprobado por la FDA en más de 15 años, según la compañía.

La compañía está llevando a cabo ensayos para numerosos tumores sólidos incluidos el cáncer de hígado, las metástasis cerebrales, el cáncer de ovario y el carcinoma broncopulmonar no microcítico. Se están llevando a cabo estudios preclínicos en numerosos tipos de cáncer, como el cáncer de mama, el cáncer colorrectal, el carcinoma microcítico de pulmón y el melanoma, entre otros.

Para saber más sobre el ensayo PANOVA-3

Es demasiado pronto para saber si los TTF resultarán beneficiosos para las personas con cáncer de páncreas localmente avanzado. “¿Sabemos si funcionará o no? La verdad es que no, no lo sabemos; por eso es importante completar este ensayo”, afirma Coveler. “Espero que marque la diferencia, porque es una tecnología increíble basada en ciencia sólida. Los efectos secundarios parecen ser mínimos. Por lo tanto, realmente se debe explorar cualquier cosa que podamos investigar para encontrar maneras de ayudar a nuestros pacientes con cáncer de páncreas. Y veremos qué sucede. Con suerte, resultará beneficioso”.


Back To Top