Cambiar de médico cambió mi pronóstico

Camille Moses, Pancreatic Cancer Survivor, Prepares To Ride Her Bike As Part Of The Miami Dolphins Cancer Challenge

• El dolor lleva a un diagnóstico del mismo tipo de cáncer que tuvo mi madre
• Un médico con una actitud muy negativa es la causa de que cambie de hospital
• Quimioterapia con FOLFIRINOX
• Tomografías normales

Me llamo Camille Moses y hace 5 años que sobrevivo al cáncer de páncreas en estadio IV.

En marzo de 2012, tenía dolor en la parte baja de la espalda. Supuse que sería debido a mi edad; tenía 53 años y tres perros grandes a los que sacaba a caminar todos los días. También me sentía cansada y me quedaba sin aliento rápidamente. Pensé que era el inicio de la menopausia debido a mi edad y a mis síntomas. Fui a Urgent Care y me dieron medicamentos antiinflamatorios. El dolor empeoró; casi me desmayé, así que fui a la sala de emergencias de un hospital local.

Un diagnóstico aterrador

Una vez en emergencias, me hicieron una tomografía en la que se vieron manchas en el páncreas, el hígado, ¡y hasta en los pulmones! Pensé inmediatamente en mi madre, quien murió de cáncer de páncreas cuando yo tenía 24 años. Estaba asustada y muy dolorida.

Estuve siete días en el hospital. Entre las pruebas que me hicieron hubo una biopsia de hígado, en la cual se determinó que tenía cáncer de páncreas en estadio IV. En el hospital intentaron aliviarme el dolor. También sugirieron colocarme una vía de acceso en el pecho para la quimioterapia. Cuando me desperté de esa cirugía, el oncólogo de páncreas y su enfermero entraron en la sala de recuperación. El oncólogo me dijo que ahora sería mi médico ¡y que estaría MUERTA en ocho meses! Dijo: “No se haga la quimioterapia. NO funcionará en su caso”.

Nuevo médico, nueva actitud

Se me dio de alta de ese hospital e inmediatamente obtuve una cita en el Centro Oncológico Integral Sylvester de la Universidad de Miami. Al llegar allí, vi que el Dr. Caio Max Rocha Lima (que ahora ya no trabaja en Sylvester) ya había revisado mi tomografía. Me mostró que el cáncer estaba en tres órganos, ¡y que era muy agresivo! Cuando empecé a llorar, me tomó la cara entre las manos y que dijo que la quimioterapia funcionaría. No podía creer lo que decía, pero me aferré a esas palabras durante los tratamientos.

A la siguiente semana comencé el tratamiento con FOLFIRINOX, mi quimioterapia durante los siguientes 17 meses. El tratamiento era agotador; no podía comer ni dormir. Bajé de 117 lb (53 kg) a 90 lb (41 kg). Pensé que recibiría quimioterapia el resto de mi vida, y que mi vida sería muy corta.

Sin embargo, cada tres meses me hacía una tomografía de seguimiento que mostraba que los tumores no solo se estaban reduciendo, ¡sino que además estaban desapareciendo! Y en cada visita trimestral al oncólogo, notaba que sentía menos dolor y llegué a estar realmente segura de que sería la persona que derrotaría a ese monstruo. ¡Así lo creía! Recé y les pedí a todos que rezaran, ¡y estaba funcionando!

Durante el tratamiento, me tracé el objetivo de ir a visitar a mis familiares y amigos. Hice algunos viajes a la ciudad de Nueva York. Yo crecí en el Bronx, así que pasé muchos días en Manhattan con mis padres. Tengo muchos recuerdos de mi niñez allí, y sentí que la ciudad me colmaba. Esto hizo que estuviera más decidida a regresar más fuerte, ¡y sin cáncer!

Retribución como voluntaria y defensora de pacientes

Tuve una reacción completa al tratamiento y he estado sin quimioterapia desde julio de 2013. Ahora veo al Dr. Jaime Merchan. Me estaba haciendo tomografías cada cuatro meses, pero pedí que me las programaran cada seis meses, dado que las tomografías siguen sin mostrar nada.

Trabajo como voluntaria ayudando a otros pacientes con cáncer y reuniendo fondos. Participé en Dolphins Cancer Challenge en los últimos dos años y haré mi tercer paseo de 14 millas en bicicleta como parte de la recolección de fondos el 10 de febrero de 2018. También estoy en el Consejo Asesor del Paciente y la Familia en Sylvester. He dado charlas en NYC como Oradora Sobreviviente para la Pancreatic Cancer Action Network. También he hablado en varios eventos en nombre de Dolphins Cancer Challenge y de Sylvester.