Cáncer de páncreas detectado por casualidad

Pancreatic Cancer Patient Barry Reiter And A Purple Ribbon

• El diagnóstico de cáncer de próstata conduce a la detección del cáncer de páncreas
• Tratamiento con FOLFIRINOX
• Cirugía para extirpar el tumor
• Sin evidencia de enfermedad

En abril de 2015, como parte de un examen físico de rutina, me diagnosticaron cáncer de próstata. Antes de la cirugía para extirpar la próstata, me realizaron una RM prequirúrgica. Esa RM diagnosticó cáncer de páncreas, y ahora tenía preocupaciones mayores.

Recibí el llamado telefónico el 1 de julio de 2015 a las 9 a. m. Era del Dr. Brian McNelis, el oncólogo que me había tratado por linfoma en 2011. Pensé que era muy raro, pero sabía que él estaba siguiendo mi situación. Me preguntó si estaba sentado. Estaba de pie, así que me senté en una silla en mi escritorio. Entonces dijo: “Lamento decirle esto. Tiene cáncer de páncreas”.

Me derrumbé. Mi vida había terminado. Mi vida, mi esposa, mis hijos, mis nietos. ¿Y ellos? Lloré durante días. Me dijeron que pusiera mis asuntos en orden. Hice eso y lloré todo el tiempo.

Comienza el tratamiento con la cirugía como objetivo

Me realizaron una ecografía endoscópica en North Shore University Hospital en Long Island para hacer el diagnóstico. Luego llamé a Memorial Sloan Kettering, donde me realizaron una tomografía computarizada y análisis de sangre. Después de las pruebas, la Dra. Zoe Goldberg y el Dr. Michael D’Angelica, cirujano, determinaron que el diagnóstico era cáncer de páncreas localmente avanzado en estadio III. No era candidato para la cirugía. Por lo tanto, inicié el tratamiento con lo que muchos conocemos como la peor quimio en el planeta, FOLFIRINOX. Seis meses más tarde, recibí un llamado de mi cirujano, el Dr. D’Angelica, para informarme que el comité de Sloan Kettering estaba listo para intentar realizar la cirugía.

Me realizaron una pancreatectomía distal y una esplenectomía el 19 de enero de 2016. Casi muero dos veces después de la cirugía, pero tuve suerte de sobrevivir después de pasar 22 días en Sloan Kettering. Un día, mientras todavía estaba en el hospital, el Dr. D’Angelica vino a mi habitación y se sentó en mi cama. Me dijo que tenía los resultados histopatológicos. Luego dijo: “sin evidencia de enfermedad”. Los marcadores tumorales dieron resultados negativos y todos los ganglios linfáticos estaban libres de tumor.

Probablemente, ese fue el momento más feliz que tuve en el último año y medio. Lloraba casi sin control. Mi esposa Hildee y yo nos abrazamos y lloramos. Era totalmente increíble.

Ayudar a otros con cáncer de páncreas

Nunca pensé que estaría tan agradecido de haber tenido cáncer de próstata. Estoy tan agradecido por el apoyo y el amor que recibí de mi hijo Josh y mi esposa Hildee. Hubo momentos que no creo que podría haber atravesado sin ellos.

Aprendí la importancia de tener una actitud positiva. Ahora recaudo dinero para Pancreatic Cancer Action Network y the Lustgarten Foundation. También dirijo un grupo de apoyo en línea para pacientes con cáncer de páncreas, sus cuidadores y familias.

El grupo de apoyo se ha convertido en una segunda familia para mí. ESPERAMOS, REZAMOS, LLORAMOS, CELEBRAMOS, NOS ENOJAMOS y LAMENTAMOS la pérdida juntos. Pero lo más importante es que tenemos ESPERANZA. Todos los días ESPERAMOS que aparezca una CURA.