El cáncer de páncreas puede imitar otros problemas de salud

Pancreatic Cancer Survivor Cindy Lopez

• Quimioterapia con FOLFIRINOX
• Tratamiento de radiación exitoso conduce a cirugía para extirpar el tumor
• Seguimiento con más FOLFIRINOX

Me llamo Cynthia “Cindy” Lopez y tengo 51 años. Vivo en Pine Island en la costa suroeste de Florida.

En el año 2014, comencé a sentir dolor en la parte baja de la espalda y visité a mi quiropráctico con frecuencia sin ningún alivio. En abril de 2015, comencé a tener síntomas del síndrome del intestino irritable, que había padecido antes de los 30 años.

El cáncer de páncreas causa dolor de espalda

Fui a ver a mi médico de atención primaria el 29 de abril de 2015 y le conté sobre mi dolor de espalda y los síntomas de síndrome del intestino irritable. Solicitó una resonancia magnética de la espalda y una ecografía de los intestinos. Me hice la ecografía ese día y 10 minutos después de salir del centro de imágenes de diagnóstico recibí una llamada de mi médico de atención primaria para decirme que tenía un tumor en el páncreas. Así que pusimos en espera la RM de mi espalda e hicimos una RM del páncreas dos días más tarde.

El tumor estaba en la parte de atrás del páncreas, en la mitad del cuerpo, lo que probablemente había causado el dolor de espalda más pronto en mi caso. Me hicieron una biopsia endoscópica el primer día de mayo, que confirmó el diagnóstico.  El estadio del diagnóstico era probablemente III, ya que no sabíamos si se había propagado a los ganglios linfáticos en ese momento, pero abarcaba la vena porta y el bazo estaba afectado. Me reuní con un oncólogo local, el Dr. Frank Rodriguez en Florida Cancer Specialists, y él me derivó a la Dra. Pamela Hodul en Moffitt Cancer Center en Tampa y al Dr. Joe Levi del Sylvester Comprehensive Cancer Center de la University of Miami.

Quimioterapia y radiación conducen a cirugía

Me reuní con la Dra. Hodul y su equipo, quienes me recomendaron gemcitabina y radiación para reducir el tumor. Mi oncólogo local sugirió el régimen de FOLFIRINOX. Me reuní con el Dr. Levi en Miami para obtener otra opinión y él me sugirió FOLFIRINOX. Mi decisión fue seguir los consejos de la Dra. Hodul, y ella decidió hacer seis tratamientos con FOLFIRINOX, semana de por medio, seguidos de cinco días de radiación. Los tratamientos comenzaron el 2 de junio en el consultorio de mi oncóloga local, y superé la quimioterapia bastante bien. La primera semana de agosto fui a Moffitt durante cinco días para recibir la radiación.

Nuestro objetivo con la radiación era reducir el tumor lo suficiente para que mi cirujano intentara operarme. Me operaron el 29 de septiembre en Moffitt y el procedimiento para extirpar el tumor y el bazo salió muy bien. Me extirparon 13 ganglios linfáticos y uno dio positivo al cáncer. Después de seis semanas de recuperación, se decidió que debía hacer otros seis tratamientos de FOLFIRINOX, que comenzaron el 19 de noviembre y terminaron en enero de este año.

La quimioterapia de seguimiento fue más difícil que las rondas anteriores a la cirugía. Ahora no tengo cáncer y me haré tomografías cada tres meses durante los tres próximos años. Tengo programada la segunda tomografía para el 2 de junio.

Sentirse mejor después del tratamiento

Tengo neuropatía en los pies que está mejorando considerablemente. La neuropatía en las manos se fue completamente. Aunque los lechos de las uñas estaban en mal estado, han crecido y ahora están saludables de nuevo. Mis papilas gustativas se han recuperado y he subido ocho libras (3.6 kg) de las 34 (15.4 kg) que había perdido durante todo el proceso.

El seguro cubrió mis tratamientos, así que no tuve que preocuparme sobre el aspecto financiero durante mi enfermedad. No sé si se hicieron pruebas genéticas del tumor.

Estoy agradecida por cada día y tengo la bendición de poder compartir esta historia con ustedes.

Gracias por todo lo que hace la Lustgarten Foundation para crear conciencia y recaudar fondos para esta enfermedad.

Cindy falleció tres años después de su diagnóstico. Damos nuestro más sincero pésame a su familia, y agradecemos su disposición a compartir su historia.