Preguntas frecuentes sobre el cáncer de páncreas

FAQs On A Purple Background With An Icon Showing Speech Bubbles With Question Marks And Lines For Text
A usted o a alguien que conoce le acaban de diagnosticar cáncer de páncreas.

Usted tiene preguntas, pero no sabe a dónde recurrir para obtener respuestas. Aquí ofrecemos información básica sobre la enfermedad.

¿Qué es el páncreas?

El páncreas es un órgano glandular situado en la cavidad abdominal, debajo del hígado y al lado de la primera parte del intestino delgado. El páncreas tiene varias funciones clave: segrega insulina, que es fundamental para controlar el nivel de azúcar en la sangre, y segrega enzimas en el tubo digestivo que ayudan a descomponer las grasas que comemos para que puedan ser absorbidas.

¿Qué es el cáncer de páncreas?

El cáncer de páncreas, o adenocarcinoma de páncreas, es una enfermedad en la que células específicas del páncreas comienzan a dividirse de manera inadecuada. Puede ocurrir como resultado de un daño crónico en el páncreas causado por enfermedades, por ejemplo, pancreatitis crónica. También puede presentarse a causa de un problema hereditario, como mutaciones genéticas específicas. Sin embargo, en la gran mayoría de las personas que padecen cáncer de páncreas no se encuentra una causa subyacente específica.

¿Cuál es la diferencia entre cáncer neuroendocrino de páncreas y adenocarcinoma?

Aunque hay dos tipos de cáncer de páncreas, prácticamente todo lo que usted escucha o lee sobre la enfermedad en realidad se refiere al adenocarcinoma de páncreas. La razón es que el adenocarcinoma es abrumadoramente más frecuente que los tumores neuroendocrinos de páncreas.

Los tumores neuroendocrinos de páncreas representan menos del cinco por ciento de todos los tumores pancréaticos y se forman por un tipo de células diferentes dentro del páncreas, llamadas células insulares. Los tumores neuroendocrinos de páncreas se comportan y se tratan de forma diferente al adenocarcinoma de páncreas. Aparte de su ubicación, las dos enfermedades tienen poco en común desde el punto de vista del tratamiento y el pronóstico.

¿Cuáles son los estadios del cáncer de páncreas?

La forma más simple de pensar en el cáncer de páncreas es en tres estadios independientes:

  • Enfermedad operable: el tumor se puede extirpar con cirugía
  • Resecable limítrofe o localmente avanzado: el tumor no se puede extirpar por el momento. Es posible que la quimioterapia o la radioterapia puedan reducir el tumor para posibilitar la cirugía
  • Metastásico: el tumor se ha diseminado más allá del páncreas y ya no es operable. En este caso se denomina enfermedad en estadio IV.

Para obtener información más detallada, visite nuestra página Estadios del cáncer de páncreas.

¿Cuáles son los signos y síntomas del cáncer de páncreas?

Los síntomas del adenocarcinoma de páncreas pueden ser vagos y no específicos. Pueden incluir dolor abdominal con o sin dolor de espalda, pérdida de peso, distensión abdominal, falta de apetito y cansancio.  Algunas personas pueden sufrir diabetes de reciente aparición o empeoramiento de la existente, diarrea oleosa (esteatorrea), u ojos o piel amarillentos (ictericia).

Puede encontrar información más específica en nuestra página Síntomas de cáncer de páncreas.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de páncreas?

Es posible que se sospeche la presencia de cáncer de páncreas cuando una persona consulta al médico con presuntos síntomas de la enfermedad como pérdida de peso, heces oleosas, dolor abdominal o de espalda persistente, o ictericia. Normalmente, se realiza una tomografía computarizada y se encuentra un tumor en el páncreas. A veces, también se ven tumores en otras áreas (metástasis). Hay otras pruebas que se pueden hacer para confirmar el diagnóstico y descartar otras enfermedades. Entre ellas está la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP, por sus siglas en inglés), en la que se examinan los conductos biliares y pancreáticos, y la endoscopia gastrointestinal alta (EGD, por sus siglas en inglés), en la que se examina el estómago, el esófago y la parte superior del intestino delgado.

El diagnóstico se emite oficialmente cuando se realiza una biopsia para extraer una porción del tumor y se examina al microscopio. Se observan las células cancerosas del adenocarcinoma y se confirma el diagnóstico de cáncer de páncreas.

¿Por qué a menudo el cáncer de páncreas no se descubre hasta que se encuentra en estadios avanzados?

Con frecuencia, los síntomas de cáncer de páncreas no se presentan o son imprecisos hasta que la enfermedad ya se ha diseminado a otros órganos, como el hígado. Dado que el páncreas está situado al lado del estómago y del hígado, el dolor abdominal que puede asociarse con el cáncer de páncreas se asemeja a otros trastornos no cancerosos como reflujo, problemas de vesícula o úlceras pépticas. La falta de apetito, la diarrea y la pérdida de peso pueden ser causadas por una gran variedad de problemas. Eso hace que el diagnóstico temprano sea difícil.

¿Por qué es tan difícil tratar el cáncer de páncreas?

El cáncer de páncreas es difícil de tratar por varios motivos. En muchos casos, el cáncer se diagnostica en estadios avanzados, lo que significa que ya no se puede curar la enfermedad porque se ha diseminado a otras partes del cuerpo. El cáncer puede estar afectando la salud del paciente en formas que lo hacen más difícil de tratar. Además, un tejido grueso llamado estroma que rodea el cáncer puede impedir que la quimioterapia y las células inmunitarias activadas penetren en el tumor.

¿Por qué los ensayos clínicos son particularmente importantes para el cáncer de páncreas? 

A pesar de que hay tratamientos disponibles para el adenocarcinoma de páncreas, la mayoría no son eficaces a largo plazo. Por ese motivo, se está haciendo un gran esfuerzo por mejorar los estándares actuales. El desarrollo de una ciencia de laboratorio sólida y la evaluación de nuevos medicamentos o combinaciones de tratamiento en ensayos clínicos es la mejor forma de atender a los pacientes actuales y futuros. Los pacientes que participan en ensayos clínicos podrían recibir un tratamiento que funcione particularmente bien para su caso.

¿Quiénes tienen el riesgo de padecer cáncer de páncreas?  

Existen dos tipos de factores de riesgo del cáncer de páncreas: los que se pueden modificar y los que no. Según la Asociación Americana del Cáncer (American Cancer Society), los factores de riesgo que se pueden modificar incluyen el tabaquismo, la obesidad y determinadas exposiciones a sustancias químicas. Los factores de riesgo que no se pueden modificar son la edad (el riesgo de cáncer de páncreas aumenta a medida que se envejece), determinados tipos de quistes en el páncreas y los factores de riesgo genéticos. Por último, las enfermedades crónicas, como la diabetes, la pancreatitis y la cirrosis del hígado podrían aumentar el riesgo de padecer cáncer de páncreas durante toda la vida. Los riesgos que no se pueden modificar incluyen mutaciones genéticas y síndromes hereditarios. Se calcula que hasta el 10 por ciento de los cánceres de páncreas se deben a un factor de riesgo genético.

¿Qué mutaciones genéticas y síndromes pueden aumentar el riesgo de una persona de padecer cáncer de páncreas?

Se sabe que las mutaciones en los genes BRCA1, BRCA2, PALB2, STK11, CDKN2A y otros aumentan el riesgo de padecer la enfermedad. Las familias en las que prevalecen determinados síndromes también tienen riesgo de padecer cáncer de páncreas. Esos síndromes son el melanoma familiar con lunares atípicos múltiples (FAMMM, por sus siglas en inglés), el síndrome de Lynch (también conocido como síndrome de cáncer colorrectal sin poliposis hereditario) y el síndrome de Peutz-Jeghers.

La Dra. Kim A. Reiss es oncóloga de Abramson Cancer Center del Hospital de la Universidad de Pensilvania de Filadelfia.