Elaboración de una prueba de detección para el cáncer de páncreas

Bloos Sample Tubes That Have Orange Tops And Clear Bottoms
IBBL; Flickr
Una de las razones por las que el cáncer de páncreas es tan difícil de tratar es porque no produce síntomas hasta que se ha propagado. Hay una gran necesidad de contar con una prueba que pueda identificar este cáncer en una fase más temprana en el proceso de la enfermedad.

La detección temprana es una de las principales áreas de investigación en el laboratorio del Dr. Anirban Maitra de University of Texas MD Anderson Cancer Center, en Houston. “Este es un camino importante. Necesitamos avanzar en el tratamiento de los pacientes antes de que la enfermedad se propague”, dice el Dr. Maitra.

Se puede detectar el cáncer de páncreas mediante pruebas que incluyen la tomografía computarizada, la ecografía endoscópica, la colangiopancreatografía por resonancia magnética y colangiopancreatografía retrógrada endoscópica. Pero estas pruebas son costosas y algunas son invasivas. Y Maitra añade: “No se les pueden hacer tomografías a todas las personas para detectar la enfermedad”.

Su enfoque es encontrar una prueba de detección para el cáncer de páncreas similar a las pruebas para el cáncer de próstata o de mama. “A diferencia de estos otros tipos de cáncer, no hay una manera sencilla de detectar el cáncer de páncreas en este momento y no hay pautas a nivel nacional”, menciona él.

¿Quiénes deben realizarse pruebas de detección?
Las pruebas actuales para detectar el cáncer de páncreas son caras e invasivas. Pero el Dr. Anirban Maitra dice que ciertas personas tienen un alto riesgo de padecer cáncer de páncreas y deberían considerar someterse a pruebas de detección. Esto incluye a las siguientes personas:
• Cualquier persona con antecedentes familiares de cáncer de páncreas; es decir, uno o más familiares de primer grado (hermanos, padres, hijos) que hayan padecido la enfermedad o familiares que hayan padecido la enfermedad antes de los 50 años.
• Personas que tienen quistes pancreáticos. Maitra explica que, aunque la mayoría de estas personas no tendrán cáncer, una pequeña minoría sí lo tendrá.
• Personas (especialmente ancianos) con diabetes de reciente aparición o diabetes que de pronto es incontrolable, porque los estudios recientes han demostrado que una muy pequeña minoría (aproximadamente un 1 %) de estos pacientes podría tener cáncer de páncreas aún sin diagnosticar. “La idea es que el cáncer está ahí, pero no se ha manifestado”, dice Maitra. La detección de este cáncer es importante porque “si se detecta, sería lo suficientemente pequeño para extirparlo quirúrgicamente”.
El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) y el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK) financian un estudio para personas con diabetes de reciente aparición. Se les hará un seguimiento a los participantes durante dos años. En aquellas personas que tienen más de 55 a 60 años, los investigadores buscarán un biomarcador de segundo nivel. Se espera detectar el cáncer de páncreas en las fases más tempranas de la enfermedad.

El objetivo es desarrollar una prueba económica que pueda realizarse en cualquier ciudad y en cualquier consultorio. “Con ese fin, estamos buscando biomarcadores en la sangre”, explica Maitra, “sustancias que se puedan medir de manera confiable y consistente para indicar que un proceso específico está ocurriendo en el cuerpo”.

Cómo encontrar una prueba de detección sencilla

La clave de una prueba de detección sencilla para el cáncer de páncreas será entender qué marcador o marcadores seguir, agrega él. Hasta comienzos de 2017, los investigadores no han identificado dichos marcadores. Pero Maitra y sus colaboradores en MD Anderson se están concentrando en eso, en encontrar biomarcadores que indiquen la presencia del cáncer de páncreas.

La detección temprana del cáncer de páncreas es uno de los proyectos insignia del MD Anderson Pancreatic Cancer Moon Shot, que Maitra codirige, y este esfuerzo insignia colaborativo está estudiando diferentes aspectos del proceso del cáncer de páncreas para identificar posibles biomarcadores. Los aspectos que están estudiando incluyen:

• Proteínas producidas por células, para ver si hay una proteína o proteínas específicas que están presentes de forma consistente cuando el cáncer de páncreas está presente
• Anticuerpos que indiquen una batalla contra el cáncer de páncreas
• ADN mutante de células tumorales
• Metabolitos anormales, que indican que el cáncer de páncreas está activo

El Dr. Sam Hanash, colega de Maitra de MD Anderson, se unió al laboratorio de Maitra en esta búsqueda. El Dr. Hanash tiene experiencia en descifrar la red de proteínas normales y anormales en una célula (el llamdo proteoma; su estudio se conoce como proteómica).

Encontrar biomarcadores para elaborar un perfil analítico de detección

Maitra explica que es probable que una prueba para detectar el cáncer de páncreas use al menos dos o más biomarcadores diferentes para elaborar un perfil de detección, a diferencia de la prueba del antígeno prostático específico para el cáncer de próstata, que analiza solo un biomarcador. Agrega que la razón es que cada biomarcador tiene una sensibilidad y especificidad diferente. La prueba para el cáncer de páncreas debe ser altamente sensible y específica para detectarlo completamente, y no debería producir falsos resultados positivos debido a la gravedad de la enfermedad y a la ansiedad asociada con la sospecha de un cáncer de páncreas subyacente.

Maitra está buscando los biomarcadores “correctos” de muchas maneras diferentes. El laboratorio utiliza muestras de sangre de muchos laboratorios colaboradores de Estados Unidos y de todo el mundo.  Además, Maitra agrega que “no tenemos la creencia errónea de que solo aquellos biomarcadores que nuestros investigadores identifiquen son los mejores.  En nuestras muestras de sangre, estamos evaluando biomarcadores que han superado un cierto nivel de rigor metodológico, aunque se hayan identificado en otros laboratorios. El objetivo general es encontrar el mejor perfil analítico para la detección temprana, sin importar quién lo encuentre”.

Todos los posibles biomarcadores se enfrentan entre sí en lo que Maitra llama “competencia de biomarcadores”. Los biomarcadores se mezclan en un agrupamiento de prueba donde se estudian para ver cuáles tienen más éxito a la hora de detectar cambios que indicarían la presencia de cáncer de páncreas en fase precoz. Los biomarcadores más exitosos continúan a la próxima ronda de pruebas y se enfrentan a otros biomarcadores exitosos para compararlos. Este proceso continuará hasta que queden los “mejores” biomarcadores.

Maitra dice que el objetivo es terminar con un perfil para probarlo en miles de pacientes, con vistas a elaborar una prueba aplicable en la práctica clínica.