Tratamientos de inmunoterapia dan esperanza a pacientes con cáncer de páncreas

White Gloved Hands Of A Lab Worker Filling A Pipette, With Purple-topped Test Tubes In The Background
ibbl; Flickr
Los índices de cáncer de páncreas han aumentado en las dos últimas décadas. Pero el tratamiento de lo que alguna vez fue un diagnóstico devastador está cambiando.

La quimioterapia combinativa (tratamiento con dos o más medicamentos) ha tenido un enorme impacto sobre la vida de los pacientes. Y se vislumbran más tratamientos nuevos en el futuro cercano.

La inmunoterapia es una de las áreas que se explora. Hay mucha esperanza en que la inmunoterapia será eficaz contra el cáncer de páncreas, pero el éxito ha sido difícil de alcanzar. Los investigadores están aprendiendo más sobre cómo funciona la inmunoterapia, y están probando diferentes métodos.

“Estudiamos enérgicamente cómo podemos usar la inmunoterapia para tratar el cáncer de páncreas. Se están haciendo muchos ensayos clínicos con nuevas ideas en todo el país y creemos que los resultados serán positivos”, dijo el Dr. Robert Vonderheide, D.Phil., director del Pancreatic Cancer Research Center del Abramson Cancer Center en University of Pennsylvania.

Cómo funciona la inmunoterapia

La inmunoterapia utiliza el propio sistema inmunitario del paciente para reconocer y destruir las células cancerosas. A diferencia de la quimioterapia, que elimina las células cancerosas, la inmunoterapia activa las células inmunitarias del propio paciente para atacar y eliminar los tumores. Hay varios tipos de inmunoterapia, por ejemplo vacunas, citocinas e inhibidores de bloqueo de puntos de control. Al igual que la quimioterapia, los tratamientos de inmunoterapia tienen efectos secundarios. Sin embargo, son diferentes a los de la quimioterapia. Los más comunes son fatiga, síntomas gripales y erupciones cutáneas.

La Food and Drug Administration (Administración de Medicamentos y Alimentos, FDA) no ha aprobado una inmunoterapia en particular para tratar el cáncer de páncreas, pero los investigadores han identificado varias oportunidades. De hecho, Vonderheide es codirector de un consorcio de investigación llamado Transforming Pancreatic Cancer to Treatable Disease, financiado por Lustgarten Foundation y Stand Up To Cancer (SU2C), que reúne a los principales investigadores de cáncer de páncreas para que compartan sus conocimientos especializados. Él y su equipo cuentan con financiamiento adicional que proviene de Pancreatic Cancer Action Network y de National Cancer Institute. Gracias a las labores de Lustgarten-SU2C, se están realizando cinco ensayos clínicos en instituciones destacadas en el mundo entero. “Estamos llevando a cabo ensayos clínicos con base en estudios de laboratorio sumamente alentadores que han indicado que estos métodos son prometedores”, dice.

Combinación de inmunoterapia con quimioterapia convencional en ensayos clínicos

Los investigadores estudian ahora cómo la combinación de inmunoterapia y quimioterapia y otras combinaciones de medicamentos podrían aumentar la eficacia. “Los estudios en el laboratorio muestran que la inmunoterapia puede ser eficaz en la lucha contra el cáncer de páncreas cuando se la administra junto con otros medicamentos que destruyen el tejido fibroso en estos tumores”, explica.

Según Vonderheide, uno de los estudios más alentadores investiga la proteína CD40, conocida por su capacidad de activar células inmunitarias de la primera línea de defensa. Al combinar anticuerpos al CD40 con gemcitabina, un medicamento de quimioterapia convencional usado para tratar el cáncer de páncreas, Vonderheide y sus colegas descubrieron que en algunos pacientes se redujo sustancialmente el tamaño de los tumores.

En septiembre de 2016 un equipo de investigadores de St. George’s University de Londres anunció resultados alentadores de un estudio internacional que combinaba gemcitabina con IMM-101. Los pacientes con cáncer de páncreas metastásico que recibieron el tratamiento combinado prolongaron su vida de forma significativa, en comparación con el grupo que solo recibió gemcitabina. El nuevo tratamiento no tiene efectos secundarios. Los investigadores ahora planean continuar con la fase III del ensayo, después de lo cual esperan poder obtener autorización para el medicamento.

Enfoque en vacunas

Las vacunas son sustancias que se introducen al cuerpo para comenzar una respuesta inmunitaria contra ciertas enfermedades. Los médicos están ahora investigando si, de la misma forma en que las vacunas anuales protegen contra la gripe, las vacunas podrían estimular la respuesta inmunitaria del cuerpo a las células del cáncer de páncreas. De hecho, las vacunas contra el cáncer se encuentran entre los tipos más comunes de inmunoterapia que se están estudiando en la actualidad. Varias vacunas contra el cáncer serán el objeto de ensayos clínicos próximos.

Los investigadores de Johns Hopkins Kimmel Cancer Center en Baltimore están probando actualmente un tratamiento con vacunas para el cáncer de páncreas, que sobrecarga el sistema inmunitario. La vacuna hace que las células inmunitarias, que tienden a tolerar el cáncer, busquen y eliminen células del cáncer de páncreas en el organismo. El tratamiento usa dos vacunas: GVAX seguida de CRS-207.

Si bien estas vacunas están diseñadas para tratar, más que prevenir el cáncer de páncreas, Vonderheide dice que los científicos también están trabajando para crear una vacuna que podría prevenir este cáncer. “Esperamos que la vacuna preventiva se pueda dar a las personas con alto riesgo de cáncer de páncreas, tales como quienes tienen mutaciones hereditarias en los genes BRCA1 o BRCA2”, agrega.

“Los resultados clínicos que hemos visto con la inmunoterapia no tienen precedente”, agrega. “Espero ver grandes avances en la forma en que tratamos el cáncer de páncreas en los próximos cinco a 10 años, si no antes”.

Para encontrar un ensayo clínico sobre inmunoterapia para cáncer de páncreas, vaya a Clinical Trial Finder (Buscador de ensayos clínicos) de Pancreatic Cancer Action Network.